Crying Blood

El Monte de las Ánimas

Imprimir canciónEnviar corrección de la canciónEnviar canción nuevafacebooktwitterwhatsapp

Noche de Difuntos
La muerte comienza a repicar
Es la hora en que las ánimas salen a jugar

Un templario monte fue el escenario de dolor
Un día de noviembre en que todo comenzó
El ardor guerrero derramó sangre y rencor
Y un terreno sin sentido, muerte y guerra causó.

Soria fue el lugar elegido
Y maldito lo dejaron
Odio y carne fueron sembrados
Festín de bestias fue regalado

Con sonidos de penumbra obligados están
Año tras año a su muerte recordar
Es la hora en que las ánimas salen a jugar

Esta es la historia prima
Más no temas, pues yo velaré
por tu alma y por tu sueño.

Malditas palabras las mías,
Pues en ti despertaron ansias
De conocer mí valía.

Un regalo yo te di,
Que me recordaras pretendía
El tuyo lo dejaste allí,
Con las almas sombrías.

Lucha encarnizada libré
Por devolver tú presente
Y hasta tu alcoba llegué
Para traértelo con mi muerte

Con el despertar de la aurora
Frío y horror encontraste
Con la sangre de mis venas
Tú propio tormento hallaste.

Y así la historia cambió
Por la de la bella y blanca dama
Que con guerreros anda
Llorando aquejumbrada
Llorando desolada.

Sobre mi fría tumba vacía
Su culpa y dolor lamentaba
Baila en difuntos la culpa
Pues es tú pena la que canta.

Y ahora con tu conciencia dolorida
Con tu maldad renacida
Bailarás sobre mi tumba atormentada y enloquecida

Canciones más vistas de

Crying Blood en Agosto