Al salir de Barcelona

Al salir de Barcelona
marinero cayó al agua.
Lucifer, Lucifer que nunca duerme
le gritó, le gritó de la otra banda:

Qué me das marinerito
si yo te saco del agua.
Yo te doy, yo te doy mis tres navíos,
repletos, repletos de oro y plata.

Yo no quiero tus navíos,
ni tu oro, ni tu plata,
sólo quiero, sólo quiero cuando mueras
que a mi me, que a mi me entregues el alma.

Yo el alma entrego a Dios
y el cuerpo al agua salada,
y el corá, y el corá-zón que me queda,
a la Vir, a la Vir-gen Soberana.


Autor(es): Cancionero de la Juventud Salesiana Editorial Apis, 1959.

Canciones más vistas de