El quebrachal

Quebrachales santiagueños
salpicados de sudor
las hachas están sangrando
al golpearte el corazón.

Una copla se ha perdido
por el rojo quebrachal
y enmudecen los coyuyos
cuando la sienten pasar.

Corazón que andás penando
y vivis en soledad
te busca la chacarera
que te quiere consolar.

En el bombo se ha escondido
el arrope y el mistol
y en cada golpe repite
como mi pago no hay dos.

Arenales y caminos
vieja senda del tunal
me llaman las madrugadas
con la voz del quebrachal.

Quema el aire de la siesta
como un fuego abrasador
y en el filo de las hachas
está el pan del hachador.

Monte y cielo, cielo y monte
salitrales, piedra y sol
se me han metido en la snagre
porque santiagueño soy.


Autor(es): Pedro Sanchez, Juan Antonio Morteo

Canciones más vistas de