Tamboreando la puerta

Aquí me tiene sargento
junto al rancho donde ayer
este matrero de hoy día
gente honrada supo ser.
Tres años pasé en el monte
sin la guaina y sin el rancho
ya jué pa' andar diciendo
le comieron los caranchos.

Desconfiando un corralito
me juí por salvar mi cuero
que es mejor volar a tiempo
que andar rompiendo chiqueros.

Pero el rencor se amontona
cuando se entra a matrerear
quien deja carne en el rancho
nunca se suele olvidar.

Y entre juir nomás por juir
como el indio por la peste
es mejor sin tantas güeltas
acostar o que te acueste.

Y entrando a pitar el juez
yaguá que a buscar me venga
donde se plante mi taba
que no espere suerte el rey.

Por eso esta noche Negra,
Negra tentación me trajo
y entre negruras del monte
con negra intención barajo.

Al tamborearle la puerta
Huirajú que está en mi nido
y aguante el simbrón del lazo
o largue lo que ha comido.


Autor(es): Orlando Vera Cruz, Evaristo Fernández Rudaz

Canciones más vistas de