Aporteñado

Callejas nuestras sin fin,
la inmensidad... el confín...
es toda gris la ciudad,
es tan trivial la verdad...
El cielo ausente,
la lluvia y tú...
canto de este presente
sin quietud.
Un mundo aquí junto a mí,
la gente que viene y va...
envuelta en sueños de abril,
mintiendo a la realidad.
Se quiebra el viento
golpeándome,
vanos son los intentos
de volver...

Mi ciudad...
luz y sol...
pintan estos cielos las palomas,
los balcones donde asomas
...tú.
Mi ciudad...
oro y sol...
vuelven con sus trinos y gorjeos
tenues aves con que juego
...yo.

Es tan dispar la ciudad
cuando la lluvia o el sol
nos muestran la realidad
y amasan nuestra emoción.
Bulle la gente
y es su canción
queja que solamente
dice adiós.
Ríe otra vez la ciudad,
vuelve el rumor a reinar,
en un abrazo albergó
las ansias plenas de amor.
La mano amiga...
y en esa unión,
sueños con que se abriga
el corazón.


Autor(es): Roberto Vidal, Ángel Cicchetti