Un valsecito para Nidia

Es una rubia de ojos celestes.
Lo que se dice flor de minón,
ropas con brillos muchos collares
aros enormes gran corazón.

Sale de noche vuelve de día
y su alegría está en poder cantar.
Ochenta y tantos no le hacen mella
pues toda ella es felicidad.

Los vientos fuertes impertinentes
de la enfermedad
la han doblegado mas no vencido
porque ha sabido burlarse de ellos,
con autoridad.

(Estribillo)
Si Nidia te abraza,
si Nidia te besa,
tené certeza
que te irá mejor.
No es hechicera,
ni manosanta,
no es amuleto
con alcanfor.
Pero es la santa
que te trae suerte
con su abrazo fuerte
y su gran amor.

Ella es la tía prima o abuela
que todo el mundo quiere tener,
legión de amigos que la acompañan
por tantos bares viendo amanecer.

Cuando ella canta “Amar amando”
está homenajeando al gran Guarany,
nos da el ejemplo porque practica
lo que predica, ella es así.

Cuando ella canta “que gran error volverte a ver”
se hace un silencio reverencial.
Porque ella pone su voz tan bella
pero más bella es toda ella
que hace llorar hasta al gran Floreal.


Autor(es): Graciela D'Angelo