Un chico bien

Soy un pebete
físicamente
de una carita
nada vulgar.
Visto a la moda
correctamente.
Por eso me sobra
para gastar.
Nada me falta,
tengo de todo.
Soy como dicen
¡un chico bien!...
En cualquier parte
yo me acomodo,
marcando tiempo
donde me ven.

¡Me encanta vivir la vida
noctámbula y callejera!
Siempre he sido un calavera
amante de “le tangó”.
Me olvido de mi abolengo
cuando me divierto un poco.
Cada tanto me hago el loco,
si hasta chamuyo el argot.

En el Jockey Club
entre gente mentada
y adinerada
me pueden ver.
Desde que nací,
tuve siempre a mi lado,
¡Lindo acoplado!
¡Buena mujer!
En las timbas que apunté
el resto me jugué
de todo corazón.
Donde quiera que caí
dejé sentada ¡así!
mi fama de varón.

Es mi apellido
de mucho vuelo
en casa de alto
duerme el Señor.
Ningún otario
me toma el pelo
me desenvuelvo
¡que da calor!
Hoy tengo un “Rugby”
bien equipado
de seis cilindros
para correr;
con este Dandy
desocupado
no hay en el mundo
nada que hacer.


Autor(es): Enrique Dizeo, Juan Maglio