Allá por el año veinte

Allá por el año veinte
lindo tiempo que no olvido,
rayó el albor más florido
de un encanto de mujer;
allá, por esa barriada
florecía en los balcones
rojos y blancos malvones
con esencia de un querer.

Y por eso mis amigos
en esta noche serena,
quiero emborrachar la pena
que embarga mi corazón.
Y en el brindis del recuerdo
alzo la copa por ella
la moza más pura y bella
que adoré con devoción.

Amor que se ahondó en mi alma
con latidos de segundos
amor, sublime y profundo
que glorificó mi ser.
Amor, amor de mi vida
ilusión del año veinte,
quién pudiera nuevamente
revivir aquel ayer.


Autor(es): José Fernández, Germán Teisseire