Vos querés a Buenos Aires

Decime, ¿vos querés a Buenos Aires?
¿Sabés de su milagro de cada amanecer?
¿Del río interminable que llena su horizonte,
allí donde llegaron, para hacerla nacer?

En serio, ¿vos querés su afán sin pausa?
¿Su forma desmedida de amar y de crecer?
¿Sus limpias madrugadas, sus tardes con gorriones,
sus noches donde el tango perece renacer?

Vos,
¿querés a Buenos Aires?
Así como está hecha...
¿En serio la querés?
Vos,
que a veces con tu bronca
le das el cachetazo
de no entenderla bien.

Vos,
cantala en este tango,
tomale bien el pulso,
contámela después...
Y si querés a Buenos Aires,
cantemos juntos,
que aquí cantó Gardel.

Decime, ¿vos querés a Buenos Aires?
¿Sabés de su nostalgia del tiempo que se fue?
¿De sus boliches llenos de humo y confidencias
y de su historia escrita en mesas de café?

¿En serio que querés su prisa loca?
¿Su trajinada mufa de húmedo vaivén?
¿Sus cálidas muchachas con “swing” de todo el mundo
y esa tristeza dulce pegándose a la piel?


Autor(es): Héctor Negro, Carmen Guzmán