Viejo barrio de Colón

Todos cantan, ¡qué caray!...
y yo de la guardia vieja
también largaré la queja
que guarda mi corazón...
Evoco en esta milonga
vieja vida de sainete,
que pasé cuando purrete,
¡por el barrio de Colón!...

¿Te acordás, che milongón,
cuando allá en la “Batería”
pelearon chinas un día
sólo por tu corazón?...
Cada fleco de tu poncho
era un amor olvidao…
Cuantos años han pasao,
¡amigo, para los dos!...

¡A tu hijita la milonga
cuantos te la discutieron
y hasta por su amor tuvieron
que prenderse a corajear!
¡Recuerdo en mis mocedades,
al salir de un entrevero
con el pardo cuchillero
casi tuve que pelear!...

Ahora que te has jubilao
y a un lao de la trotadora
te arrasó la barredora
hasta tu última ilusión,
venite para mi rancho,
dejate de hacerte el loco,
ya sabés que yo te “embroco”
¡de hace rato, milongón!...


Autor(es): Alfredo Lagazio, Alberto Cima