Zaguanes de barrio

Puente entre hogar y vereda
amable símbolo de confianza
zaguán que en la memoria queda,
lejana luz de esperanza.

Breve alfombra a la entrada
anticipa cuidadosa acogida
puerta cancel de cortina bordada,
abierta con cordial bienvenida.

(Estribillo)
Etapa ineludible de visitas
en incipientes escarceos amorosos,
contorno de íntimas citas
de eventuales futuros esposos.

Nocturnas conversaciones de verano
a las puertas del zaguán acogedor
torna cada vecino en hermano,
y la brisa alivia intenso calor.

(Coda final)
¡Oh!, zaguanes de otrora
de lenta y triste agonía,
ya no reciben las auroras
y se pierden en lejanías

Puertas de calle siempre abiertas,
apenas en las noches cerradas,
sin temor a incursiones inciertas
ni posibles intimidades dañadas.

Viejos hogares ahora derrumbados
dejan espacio a enrejados edificios
zaguanes que son transformados
en porteros que ejercen guardián oficio.


Autor(es): Nelson Pilosof, Ramón Rivadavia