Pedro Pastor

Vetigo-Pedro Pastor y Suso Sudón

Print songSend correction to the songSend new songfacebooktwitterwhatsapp

Llevas los ojos pintados de rayos de noche,
suave carita angelical desconsolada,
y un paracaídas raído en los labios.

Te descubro paseando al borde del abismo de la barra del bar,
como con un imán en las pupilas, murmurando melodías imposibles,
mientras apuras un tercio, mientras apuras un tercio.

La noche sigue rayándote la pintura de los ojos,
y tu sombra es más larga que el silencio.
Tus palabras son funambulistas ebrios
y me cuentas que ya no sabes si debes contar o descontar los días,
o contar de dos en dos,
o quitarle los domingos al calendario
o arrancar el segundero de todos los relojes.

Yo te digo que los días son de barro,
que se moldean con las manos
y te invito a rayar la pintura de la noche con las llaves de tus ojos.

Pero mis palabras son trapecistas sordos en el circo fantasma de las utopías de este maestro de ceremonias,
desahuciado y cretino, que sólo buscaba un poco de cariño.

Te descubro paseando al borde del abismo de mi cara,
como con un imán en las pupilas, murmurando melodías imposibles,
mientras apuro mi tercio, mientras apuro mi tercio, mientras apuro...

El barro de mis días se va solidificando por haberlo querido moldearlo con palabras.
Ya no queda vida,
y nos alejamos del abismos de los bares mientras un rayo de luz le pinta los ojos a la noche.
Nos alejamos el uno del otro, aunque caminemos en la misma dirección;
como dos malabaristas mancos que quisieron impresionar al tiempo y éste se les vino encima.
Y nos alejamos el uno del otro, para no tener razones para dejar de ser suicidas.
Por el vértigo que supone alejarse del abismo.

Te descubro paseando al borde del abismo de mi cara,
como con un imán en las pupilas, murmurando melodías imposibles,
mientras apuras un tercio, mientras apuras mi tercio, mientras apuro...

The most viewed

Pedro Pastor songs in October