Portada > Opinión
Vota: +0

Epílogo

Reflexiones sobre el Barnasants 2010

por Joan Carles Martínez el 27/04/2010 

La decimoquinta edición del festival ya es historia. A pesar de que desde este diario hemos hecho un seguimiento importante del evento, queremos hacer ahora una reflexión en voz alta para recordar lo ocurrido.


Pere Camps, director del Festival BarnaSants con un sonriente Raimon al fondo.
© Xavier Pintanel

No conozco las interioridades organizativas del Barnasants, pero no hay que ser muy imaginativo para llegar a la conclusión de que la complejidad en la organización de un certamen de esa magnitud, tropieza con muchos problemas de todo tipo que son agravados por inconvenientes de tipo económico. Actos como ése y otros muchísimos que se dan en todos los ámbitos de la vida social, se llevan adelante por la tozudez, la insistencia y el esfuerzo de un puñado de personas que sacrifican sus horas y las de su familia para llegar a un final que posiblemente deja siempre un sabor agridulce por la satisfacción del deber cumplido y los mil problemas encontrados antes, durante y a veces, incluso después del festival. Sólo por eso ya hay que felicitar a Pere Camps y a su equipo por el trabajo realizado y animarles para que no decaigan las ganas para el futuro.

 

Quisiera empezar por mencionar a quien debía estar y no pudo. En este sentido quiero desde estas líneas enviar un abrazo grande y el deseo de una pronta recuperación para José Antonio Labordeta, cuya baja por motivos de salud fue una de las sorpresas tristes de esta edición.

 

Teníamos también la posibilidad de conocer a uno de esos afamados grupos venidos de América. Los costarricenses Malpaís se quedaron sin viaje, por culpa, esta vez sí, del maldito presupuesto. Apenas seis días después de la fecha programada para el fallido concierto Manuel Obregón, el pianista del grupo fue nombrado Ministro de Cultura de Costa Rica e Iván Rodríguez, violinista, Viceministro. Quizá la política también tuvo algo que ver.

 

Los que sí estuvieron fueron los representantes mexicanos: León Chávez Teixeiro, María Inés Ochoa, Francisco Barrios "El Mastuerzo" y Mauricio Díaz "El Hueso", cuatro propuestas muy distintas entre si. Y también más cantautores del otro lado del océano: Franklin Quezada (El Salvador), Adrián Goizueta (Costa Rica), Perrozompopo y los archiconocidos Carlos Mejía Godoy con sus “palacagüinos” de Nicaragua. Un gran icono de la canción comprometida también tuvo el gusto de acompañarnos: el uruguayo Daniel Viglietti.

 

Del "cono sur" del continente recibimos tres propuestas super interesantes. La primera de uno de esos hombres del que solo hay que mencionar su nombre: Alberto Cortez, pero también nos deleitamos con el concierto excelente de una actriz y cantante magnífica: Soledad Villamil. Chile se sumó al homenaje a Víctor Jara con la actuación de Manuel García solo unas pocas horas antes que su país fuera “castigado” por un terremoto devastador.

 

La habitual colaboración entre el festival y el Centro Pablo de la Torriente de la Habana nos trajo a Lien y Rey. El resto de representación cubana corrió a cargo de Julio Fowler, y al habitual y genial Santiago Feliú.

 

Pero la universalidad del Festival nos ofreció muchas mas cosas. De la vieja Europa tuvimos a la portuguesa Maria de Medeiros y a los italianos Maria Pierantoni Giua, Gianmaria Testa y a Roberto Vecchioni cuyo concierto se recordará por mucho tiempo y lamentablemente no será por su parte artística.

 

No voy a mencionar a toda la representación española y catalana (entendiéndose aquí la canción en esa lengua) porque la lista sería larga, de manera que a modo telegráfico menciono solo unos poquitos, rogando el perdón por los muchos que no mencionaré: Javier Ruibal, Dani Flaco, Rafa Pons, El niño de la Hipoteca, Quimi Portet, Javier Krahe, Joan Isaac, Luis Eduardo Aute, Gerard Quintana, Zenet, Ester Formosa, Pedro Guerra, María Dolores Pradera, Víctor Manuel y el reencuentro con alguien que teníamos medio perdido: Patxi Andión.

 

Hubo propuestas nuevas y muy interesantes. Recordaremos con satisfacción los excelentes conciertos de Marc Parrot, Anna Roig i l’ombre de ton chien, el grupo valenciano Verdcel y Cesk Freixas que abrió el certamen, sin olvidar uno de los últimos conciertos: el de Raimon.

 

Casi un centenar de conciertos da para mucho. Hubo para todos los gustos, desde la parte mas trovadoresca (Juan Trova, Francisco Espinosa, o Manuel García), a la más “movida que nos trajeron los chicos de la BBC capitaneados por el argentino Fede Comín.

 

La canción de autor goza de buena salud. Hay savia nueva y ganas de comunicar. Albert Sans, Paco Cifuentes, David Moya o El Kanka, por citar sólo cuatro, son la punta que asoma del iceberg.

 

Quiero señalar la excelente puesta en escena de algunas de las representantes femeninas en el Festival. Casi todas cuidaron muy mucho su presencia física y su vestuario. No sé si denominar a eso “coquetería femenina” o simplemente darle el nombre que merece: elegancia y respeto hacia el público. En este apartado las representantes golearon en algunos casos a algunos de los cantautores masculinos que en su ansia por mostrar un aspecto joven, descuidan en exceso su indumentaria.

 

También echamos en falta (a veces) un cierto rigor y seriedad en la presentación y desarrollo del concierto, cayendo así en una mal entendida espontaneidad. Eso se da mucho en conciertos de pequeño formato, en espacios más pequeños, donde el auditorio lo forman sobre todo amigos y conocidos. Pero en mi opinión esa no debería ser excusa. Igual que cualquier cantautor que se atreve a agarrar la guitarra y exponer sus creaciones en público pasa muchas horas en la preparación tanto vocal como musical de sus canciones, no estaría de más que se preocupase un poquito para no caer en el pecado del “todo vale porque estamos entre amigos”.

 

Así pues nos hemos encontrado con conciertos super profesionales con detalles cuidadísimos hasta otros que se han destacado justamente por lo contrario. Prefiero señalar aquí solo ejemplos de los primeros y que los segundos sepan identificarse ellos solos. Lo mejor en su parte estética: Soledad Villamil (se nota sus tablas como actriz), Raimon (como siempre, perfecto) Maria Inés Ochoa (México) y Marc Parrot (deliciosas pinceladas escénicas). Desgraciadamente no puedo hablar de todos los conciertos porque no pudimos cubrirlos todos como hubiéramos querido.

 

Quiero hacer algún comentario también a propósito de las crónicas aquí publicadas. En primer lugar hay que señalar que no nos mueve ningún tipo de interés y que los artículos salen de la opinión particular del colaborador de este diario que ha asistido al concierto. Es verdad que ésta es una publicación especializada y los que con ella colaboramos se supone también que algo entendemos de música de autor, pero no dejamos de ser personas con nuestro propio gusto personal. Digo esto porque no es nuestra intención pontificar sobre nada ni mucho menos elevar a la gloria o castigar en un rincón absolutamente a nadie. Lo que se hace desde la honradez no puede ser criticable y nuestras opiniones están basadas en la observación siempre subjetiva que tiene la música al igual que cualquier otra manifestación de tipo artístico.

 

Posiblemente alguno de los cantautores no hayan leído en la crónica publicada aquí lo que les hubiera gustado. Confieso que siempre apetece más escribir sobre lo que nos ha emocionado que hacerlo sobre lo contrario, pero a veces no hemos tenido mas remedio que hacer lo segundo. ¿Qué la critica es discutible? Sin duda. Quiero insistir en que es la opinión de una persona que a la vista de un concierto y bajo sus propios gustos, se siente feliz, indiferente o defraudado y que así lo plasma después en forma escrita.










 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Sufrió un infarto el 9 de agosto

el 28/11/2016

La empresa de management de Luis Eduardo Aute, ha informado mediante comunicado que el estado del trovador "ha mejorado notablemente en las últimas semanas y que se encuentra en una nueva fase de recuperación."

HOY EN PORTADA
Tango en Barcelona y Canción maleva

por Carles Gracia Escarp el 06/12/2016

La canzonista cuyana Sandra Rehder cerró un ciclo de recitales de puro tango que ofreció en el Borne de Barcelona junto a Marcelo Mercadante al bandoneón y Gustavo Battaglia a la guitarra, el trío prepara un nuevo disco (Canción Maleva) bajo un sistema de micromecenazgo que finaliza el 24 de diciembre.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional