Portada > Opinión
Vota: +0

Desde el Gran Teatro del Liceu de Barcelona

Viaje a las esencias del cante

por Carles Gracia Escarp el 01/10/2010 

El nuevo espectáculo Historias de viva voz que Miguel Poveda presentó en el  Gran Teatre del Liceu de Barcelona pretende mostrar una panorámica en conjunto de las diversas voces del flamenco y de algunos de sus maestros históricos.

Miguel Poveda: Historias de viva voz.
Gran Teatre del Liceu de Barcelona, 28 de septiembre de 2010.

Personas/grupos relacionados

Cante: Miguel Poveda. Cantaores: Carmen Grilo y Miguel Lavi. Guitarra: Juan Gómez “Chicuelo” y Jesús Guerrero. Piano: Joan Albert Amargós. Baile: Laura Rozalén. Percusión: Perico Navarro. Palmas: Carlos Grilo y Luis Cantarote. Ayudante escenografía: Esperanza García de Soria.

 

Difícil tarea debe resultar la selección final del repertorio si la idea es la de rendir tributo a tan fecunda y compleja historia sin olvidar a nadie, en este caso el criterio de Miguel Poveda está basado en el estudio profundo de las fuentes, en el conocimiento y el saber que marcan su decisión final, qué cabe en la selección y cómo presentarlo, mostrar todo el universo flamenco es complicada labor en un espectáculo de poco más de dos horas, pero en este caso y en conjunto consigue su cometido con una acertada simbólica elección de voces y de cantes de entre el inmenso universo flamenco.

 

El estreno en Sevilla de esta producción el pasado 15 de septiembre fue tal vez más espectacular que la posterior presentación en Barcelona en cuanto a despliegue de medios, la ocasión era inmejorable y el aficionado esperaba ver algo grande y a la altura de la ocasión, se trataba del concierto inaugural de la Bienal de Flamenco de Sevilla en el marco de la Plaza de toros de la Maestranza, lo que añadía un plus de responsabilidad artística al evento que contó con una orquesta sinfónica, cuatro guitarristas, y un elenco de bailaoras y cantaores que completaban el cuadro junto a algunos invitados especiales como el guitarrista Moraíto Chico y la cantaora Esperanza Fernández.  

 

Sin embargo, la adaptación para el Liceu resultó a mi entender mucho más brillante y emocionante por su aparente sencillez y cercanía, un formato más compacto que conservó y mostró la esencia de los elementos más brillantes de la monumental noche del estreno, apostando en este segundo intento por el cante como protagonista central destacado, descartando elementos que difuminaban parcialmente el objetivo central de este tributo al flamenco y a sus voces.

 

La presentación en el Liceu brilló especialmente por su austeridad escénica en beneficio de su profundidad jonda, el homenaje a las voces flamencas en la historia, el flamenco en definitiva fue el auténtico protagonista del recital, un abanico de cantes que dio buena muestra en conjunto de su grandeza, riqueza y diversidad, este concierto venía a apoyar la candidatura del flamenco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, decisión que tomará la Unesco el próximo 19 de noviembre.  

 

Miguel Poveda realizó una magnífica exhibición de sus cualidades como cantaor, con convicción,  pisando firme el escenario, atrevido y desenvuelto, en esa noche estuvo particularmente desinhibido marcándose sus pataítas acompañando algunos de sus cantes más festeros, gustándose y gustando al público, sin par en su acostumbrado fraseo, intenso y rotundo, popular en el pregón, enérgico y sentido en soleá y seguiriyas, profundo en la toná, y siempre muy expresivo en cuerpo y voz.

 

Por el escenario el eco flamenco nos devolvió el recuerdo imborrable de los más grandes cantaores, Mairena y Marchena hermanaron sus cantes en la soleá apolá, tal vez contemplando la escena estaban La Niña de los Peines y La Paquera de Jerez, Fernanda y Bernarda de Utrera sentadas en sus sillas de enea, y Bambino en espíritu tomó el cuerpo de Poveda que lo revivió con No me des guerra, un viaje a Jerez por bulerías, a Triana con los tangos del Titi, a Huelva por fandangos y con las cantiñas hasta Cádiz, por malagueñas y abandolaos a Málaga, de todas las esencias y tierras del cante bebe Poveda, de todas sus voces flamencas.

 

Por un momento en la cuerdas vocales de Poveda se reencarnaron Mairena, Valderrama, Miguel de Molina, Chacón, Porrina de Badajoz, Caracol, con un sencillo y original efecto, cambiando su sombrero o pequeños detalles que identificaban a los homenajeados, su voz se transformaba recreando los  estilos reconocibles de esos  clásicos. En memoria de Camarón se vio un particular mano a mano entre Poveda y Carmen Grilo cantando La leyenda del tiempo con arreglos de Amargós y Chicuelo.  

 

Destacable el acompañamiento en los cantes de las voces jerezanas de Miguel Lavi y Carmen Grilo en sus diferentes intervenciones en el espectáculo, y el poderío de Laura Rozalén al baile. Aportando sus personalidades a la guitarra Juan Gómez “Chicuelo” muy aclamado por el público especialmente con sus bulerías Somorrostro y acompañándole Jesús Guerrero, ambos tuvieron su momento para mostrar su arte en solitario.  

 

Poveda se muestra especialmente camaleónico en este espectáculo en el que rinde tributo a las leyendas flamencas recreando las personalidades de una selección de los maestros que crearon escuela y marcaron sus respectivas épocas, un espectáculo que bebe de las fuentes, de los que marcaron los caminos, de los precedentes, de la sabiduría jonda de los cantaores viejos, de las raíces del cante para traer hasta el presente su memoria para que en definitiva el flamenco siga vivo hoy y en un futuro, un espectáculo que en este formato permite su presentación en nuevos escenarios en posteriores ocasiones.

 

Este espectáculo permite a Miguel Poveda cantar además por algunos palos poco habituales en su repertorio como la caña, una delicia escucharle las nanas, hermosas la liviana y la petenera veracruzana, en resumen un paseo por las profundidades de las esencias del cante, la noche fue un mar de cantes y también de sus orillas, como la pincelada de tango rioplatense con Mi noche triste que recordó a Gardel por su influencia en el cante de Vallejo en los años 20 y 30, una mirada a la copla con Aurora de Cabello, Salazar y Freire y con A ciegas de Quintero, León y Quiroga. Como epílogo al concierto un toque poético con la interpretación de No volveré a ser joven de Gil de Biedma acompañado al piano por Amargós y un homenaje a la tierra con El cant dels ocells por bulerías.

 

En mi opinión como espectador, que no como el crítico flamenco que no soy, Historias de viva voz supone un monumento al  cante y a algunas de sus voces históricas desde la personal visión del actual rey flamenco: Miguel Poveda.










 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Distinción

el 20/11/2016

Silvio Rodríguez recibió el pasado 18 de noviembre el premio Noel Nicola en su segunda edición que otorgan el proyecto para la canción iberoamericana Canto de Todos, el festival de canción de autor BarnaSants y el Instituto Cubano de la Música.

HOY EN PORTADA
VI Edición del festival Otoño en Navarrés

por María Gracia Correa el 30/11/2016

El sábado 3 de Diciembre de 2016 es la fecha en la que se celebrará una nueva edición del festival de canción de autor Otoño en Navarrés, que viene a homenajear un año más  a Joan Baptista Humet. Con este próximo encuentro serán ya seis las convocatorias  en recuerdo del cantautor que, a través de sus canciones, inmortalizó Navarrés (Valencia), el pueblo donde nació y donde reposa. Allí, como cada otoño, la música, las canciones y la figura del artista volverán a estar presentes en la memoria colectiva.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional