Portada > Opinión
Vota: +0

Entrevista a Jordi Fàbregas, director del CAT (3ª parte)

Presente y futuro del C.A.T.

por Pol Ducable Rogés el 23/05/2011 

El C.A.T. es una experiencia casi inédita en el panorama de la música popular europea. Festivales, talleres, encuentros y un centro de programación estable en un país donde el folclore "juega en segunda división". Jordi Fàbregas nos ayuda a presentar el panorama actual del C.A.T. y nos da ideas para el futuro más inminente; que en su caso también pasa con la celebración de una gran efeméride: el XXV Tradicionàrius.

Encuentro de acordeonistas en Arsèguel, pueblo situado en el Pirineo central, a pocos kilómetros de las fronteras francesa y andorrana.
Encuentro de acordeonistas en Arsèguel, pueblo situado en el Pirineo central, a pocos kilómetros de las fronteras francesa y andorrana.

 

En el anterior artículo, explicábamos la creación del festival Tradicionàrius y el nacimiento del centro C.A.T., la sede que acoge el festival y que desde entonces tiene una programación permanente de actividades entorno a la música tradicional y popular.

 

La experiencia del Tradicionàrius empieza a ser positiva y al cabo de unos años, se integra en el desarrollo cultural del barrio de Gràcia, de Barcelona, e intenta (a mi juicio con un éxito) impregnar el resto de los territorios de expresión catalana de su filosofía, participando de la creación de nuevos “Tradicionàrius” en diferentes lugares con la idea de crear el germen de un pequeño festival y dejar que por si sólo crezca. Aunque el Tradicionàrius en la Pobla de Segur (en los Pirineos septentrionales, al noroeste de Cataluña) cuando dejó de estar tutelado dejó de hacerse, otras experiencias han tenido continuidad: un festival en Sa Pobla (Mallorca, Islas Baleares), en Roquetes (Tortosa, en el Delta del Ebro, sur de Cataluña), en Horta (País Valenciano). También merece una mención los talleres que se hacen en el pueblo de Arsèguel (en el Pirineo central, cerca de Andorra) que ya empiezan a ser un clásico para jóvenes instrumentistas. O también el trabajo que hace la asociación Solc con la edición de la revista especializada “Caramella”, un proyecto que también contó con la colaboración del C.A.T.

 

A parte del trabajo en el territorio catalán, el C.A.T. también ha propiciado el contacto con otros territorios peninsulares y mediterráneos: crea enlaces con el resto de músicas de la Península Ibérica organizando por ejemplo un ciclo sobre música vasca (caso del Euskal Herria Sona), programa cada año en el Tradicionàrius algunos artistas extranjeros de corte mediterráneo, propicia encuentros entorno a un instrumento tradicional con sus equivalentes en otras regiones a nivel internacional (por ejemplo, se han invitado bandoneistas argentinos en los encuentros entorno al acordeón diatónico, se han invitado gaiteros celtas en los encuentros de sac de gemecs –la cornamusa catalana). En resumen, que no sólo es un centro de referencia a nivel catalán sino que desde siempre ha tenido cierta vocación internacionalista.

 

Haciendo, pues, un poco de balance, el C.A.T. ha ayudado estos años a la normalización de la música tradicional y popular catalana como una música más dentro del mapa sonoro catalán y, porqué no decirlo también, del mapa sonoro estatal y europeo. Se ha hecho una pedagogía dentro del mundo periodístico y del público en general para darla a conocer; como nos recuerda Jordi Fàbregas, “en los años setenta y ochenta teníamos que explicar qué era una gralla, cuando ahora quien más quien menos ha visto una gralla en fiestas mayores de los pueblos o en actuaciones castelleras”.

 

A parte de esta pedagogía con el público en general, los estudios académicos de estos instrumentos y estas músicas tradicionales catalanas se han normalizado: por una parte con la creación de una metodología y la formación de un profesorado cualificado. Por otra, con el nacimiento de centros especializados que funcionan desde hace años, como la Aula de Sons de Reus o las diferentes sedes repartidas por el territorio de la Aula de Música Tradicional i Popular de Catalunya, o que incluso acaban de nacer como la Escola de Música Tradicional de Sant Cugat, nacida este mismo 2010-11. Una formación que se ha visto reflejada en el ESMUC (Escuela Superior de Música Universitaria de Cataluña) con la creación de diferentes especialidades en música tradicional; todo un reconocimiento. De otra parte también, esto ha llevado consigo a la creación de nuevo repertorio de raíz tradicional, a parte de los cancioneros y repertorio recogido durante estos años. Y, evidentemente, no hace falta decir que de los 12 grupos que conformaban la primera edición del Tradicionàrius, ahora el Tradifolk (revista que recoge los nombres y contactos de grupos y festivales de música tradicional de los países catalanes) está lleno de grupos y con pequeños festivales repartidos por el territorio.

 

Aun así siguen habiendo problemas según Fàbregas. Aunque la música tradicional y popular esté identificada, continua siendo una música de segunda división en Cataluña: “no se ha podido romper con la estratificación del mundo musical”. Es cierto que aun los músicos tradicionales no se les trata del mismo modo y no hay igualdad de condiciones. “En el momento en qué, por ejemplo, un grupo como Estramp Jaç que con instrumentos tradicionales catalanes hace jazz, no se le programa en el Festival de Jazz de Barcelona, y en cambio sí a un grupo que tiene como instrumento solista una kora (otro instrumento étnico, por así decirlo, pero en este caso africano), es porque el que hace de intermediario, es decir, el periodista o programador, se mueve por parámetros que no les interesa poner instrumentos tradicionales”. Y añade que hace falta para este cambio una implicación mayor de las instituciones: “continuo reclamando una atención por parte de las instituciones; no estamos pidiendo dinero sino intenciones y voluntades políticas”.

 

Actualmente, pues, se ha creado una especie de gueto musical dentro del cual viven los músicos tradicionales, unos más puristas otros menos, pero todos conocidos entre ellos y con una relación más o menos continua. Para salir de este gueto sin esperar estás ayudas y voluntades, Fàbregas valora muy positivamente la relación con el Festival BarnaSants, que este año se ha materializado con la programación conjunta de algunos conciertos. Mantener este tipo de colaboraciones, es a su manera de ver, uno de los caminos a seguir en adelante.

 

Una última reflexión hemos dejado para el final. Le preguntamos a Jordi Fàbregas como es que la música tradicional y popular catalana no ha podido traspasar el Atlántico, con lo que nos respondió que “si no hemos conseguido llegar al público de España…”. Si bien es cierto que algunos grupos catalanes han conseguido ser programados en Latinoamérica, el caso de la Companyia Elèctrica Dharma, pero sin demasiado éxito. Parece que “la lengua que es lo que nos une a los catalanes, es lo que a su vez nos limita geográficamente”. Así pues, a su entender, los que tienen más posibilidades son grupos de rumba catalana y fusión, como la Trova Kung-Fu que recientemente ha dado este salto hacia América. Otra posibilidad sería intentar entrar en colaboración con centros culturales hispanoamericanos para propiciar intercambios culturales, aunque “esto hoy por hoy está difícil debido a la coyuntura económica”.

 

En todo caso, Jordi Fàbregas y el C.A.T. tienen un objetivo en su futuro más inmediato: ¡celebrar los merecidos 25 años de Tradicionàrius!










 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Distinción

el 20/11/2016

Silvio Rodríguez recibió el pasado 18 de noviembre el premio Noel Nicola en su segunda edición que otorgan el proyecto para la canción iberoamericana Canto de Todos, el festival de canción de autor BarnaSants y el Instituto Cubano de la Música.

HOY EN PORTADA
VI Edición del festival Otoño en Navarrés

por María Gracia Correa el 30/11/2016

El sábado 3 de Diciembre de 2016 es la fecha en la que se celebrará una nueva edición del festival de canción de autor Otoño en Navarrés, que viene a homenajear un año más  a Joan Baptista Humet. Con este próximo encuentro serán ya seis las convocatorias  en recuerdo del cantautor que, a través de sus canciones, inmortalizó Navarrés (Valencia), el pueblo donde nació y donde reposa. Allí, como cada otoño, la música, las canciones y la figura del artista volverán a estar presentes en la memoria colectiva.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional