Portada > Opinión
Vota: +0

Reflexiones

Esperanzas y «sonidos blancos» en el cante de Juan Valderrama

por Fernando G. Lucini el 04/08/2011 

Portada del libro «Miguel Hernández. ¡Dejadme la esperanza!» de Fernando G. Lucini. A finales de 2009 acababa de entregar a la imprenta los originales del libro Miguel Hernández. ¡Dejadme la esperanza!, primero de la Colección "Canción y Literatura", que me había encargado dirigir la Fundación Autor, de la SGAE, y más concretamente, Teddy Bautista.

 

Entregado aquel original, la Fundación Autor me propuso que empezara a trabajar sobre el segundo libro de la Colección que iba a estar dedicado a Pablo Neruda. Para ello, como punto de partida, me puse de inmediato a realizar la investigación sobre cuáles eran los poemas de Neruda que habían sido musicalizados en todo el mundo, y quienes habían sido sus compositores e intérpretes.

 

El trabajo fue apasionante; en poco más de dos meses conseguí construir una base de datos de más de 900 canciones basadas en poemas de Neruda. Luego, con todo ese trabajo realizado, la SGAE, de la noche a la mañana, decidió pegarle el cierre a Ediciones y Publicaciones Autor, se cargó la Colección "Canción y Literatura" —que acababa de nacer—, me dejó con el proyecto de Neruda totalmente avanzado, no me abonó el trabajo realizado y ni los gastos que me había supuesto —ya en aquel momento en la SGAE había bastante sinvergüenza—, y el libro no salió... y la colección murió. (Aquí cerquita, sobre mi mesa, tengo los originales del libro de Neruda, esperando a ver lo que puedo hacer con ellos).

 

 

He contado todo lo anterior, primero porque me apetecía hacerlo —hay situaciones y hechos que hay que denunciar—; pero, sobre todo, lo he hecho para evocar uno de los encuentros más hermosos que viví durante el proceso de investigación sobre la "poesía cantada" de Pablo Neruda; durante dos meses, cada día hacía nuevos descubrimientos y en uno de esos días descubrí y escuché una versión del poema 12 de la obra de Neruda 20 poemas de amor y una canción desesperada que me pareció bellísima —¡impresionante!—; fue la canción Para mi corazón basta tu pecho, cantada por Juan Valderrama en su disco La memoria del agua (2002).

 

Portada del disco «La memoria del agua» de Juan Valderrama.

 

Desde aquel día, y por aquella canción, me hice con todos los discos de Juan, y me enganché a su trabajo reafirmándome, una vez más, en que mi universo sonoro, "a estas alturas de la película", lo integran las canciones que consiguen emocionarme al margen de estilos, géneros y otras clasificaciones que en realidad poco importan... Aquí lo único que importa es la belleza, la sensibilidad, la honestidad y el buen musicar y cantar, lo demás, en realidad, cada día me tiene más sin cuidado..., y a Juan Valderrama le sobra de todo eso.

 

Y "enganchao" a la obra de Juan Valderrama ha sido para mí un placer, y un acontecimiento, la aparición de su nuevo disco titulado Sonidos blancos (2011); disco que no solamente confirma su buen hacer como compositor y como intérprete, sino que además supone un espaldarazo a su madurez humana y a su sensibilidad poÉtica.

 

Descubro y siento en el nuevo disco de Valderrama tres cuestiones que me parece que deben ser destacadas:

 

Portada del disco «Sonidos blancos» de Juan Valderrama.

 

La primera es la que él mismo ha declarado como "su amor por el flamenco", declaración en la que se hace presente, de forma incuestionable, la fidelidad a sus raíces. «He querido con este disco —nos dice— declarar abiertamente mi amor por el flamenco, un arte que ha impregnado mi vida y al que accedí de la mano de uno de los grandes genios de todos los tiempos: mi padre Juanito Valderrama—, el mejor maestro que alguien pudo tener, el más sabio y el más perfecto de cuantos cantaores flamencos escuché jamás».

 

Este amor y esta apuesta por el flamenco, Juan, la concreta, por una parte, en la incorporación a su disco de varios cantes: tangos, alegrías, malagueña, fandangos, taranta y levantica; y, por otra, en la presencia, por ejemplo, de Don Juan Carmona "Habichuela" —en Malagueña de Baldomero Pacheco—, o en homenajes y entrañables recuerdos a su padre, a Pepe Marchena, a Antonio "El Sevillano", o a Enrique Morente, al que le dedica unos tangos que son profundamente tiernos y emocionantes, y que nos traen a la memoria aquella "estrella" que Morente siempre buscó y persiguió por su cielo granadino.

 

Enrique Morente
Enrique Morente

 

Entre la niebla de mis recuerdos

tu voz quebrada se confunde con el viento,

en mi memoria se para el tiempo

y un cante surge de mis adentros.

Lloran

la seguirilla y la taranta

en los tablaos ya no suenan las guitarras,

la luna luce su mantilla negra,

pero en Granada brilla tu estrella.

Y allá en la gloria,

allá en la gloria

están de fiesta los cantaores

ya se ha juntao lo mejor de los mejores.

Eres historia y eres eterno

porque tu cante vuela libre como el viento

y tu memoria, y tu memoria

quedará siempre para la historia.

Eres la fuente de la fantasía,

eres la esencia del cante flamenco

cante que nace de Andalucía.

 

La segunda característica que creo que es preciso resaltar en el disco Sonidos blancos, de Juan Valderrama, es su revelación —clara y descarada, ¡como debe ser!— como un ser humano comprometido que sabe hermanar la denuncia social con la esperanza; un poeta-cantor que, con sus cantes, reivindica su derecho a creer en la "utopía".

 

Juan Valderrama «Déjame creer en la utopía» © Juanlu Vela
Juan Valderrama «Déjame creer en la utopía»
© Juanlu Vela

Déjame creer en la utopía

y pensar que si queremos

aún no es tarde todavía...

Vivir en un mundo

sin odio ni maldad

pensar con la cabeza y pasar

de la mentira de esta sociedad

enferma de egoísmo y vanidad.

(Qué verdad tan grande)

 

En tercer lugar, es importante, resaltar la colaboración que se ha establecido en este disco entre Juan Valderrama y Luis Pastor. Colaboración que me ha emocionado y que me ha parecido muy enriquecedora para ambos.

 

Luis le ha puesto música a dos textos de Juan y Juan canta tres canciones de Luis: Mis ojos sin tus ojos, sobre un poema de Miguel Hernández —canción, como la de Neruda, magistralmente cantada—; Me llamo Juan Valderrama—compuesta y escrita especialmente para él—; y Los hijos de España, tema sobre el que me voy a permitir copiar el texto completo... (¡Os lo recomiendo... Hay que escuchar esta canción!).

 

Vencidos de hambre,

heridos de alma,

enfermos de miedo,

muertos de esperanza.

De nieve y de frío

llegaban a Francia

corazones rotos

en muchas gargantas,

restos de naufragio

de la roja España.

Perdida la paz,

perdida la causa,

perdidos los sueños,

perdida la patria,

perdidos de todo,

perdidos de España,

en tierra de nadie,

en campos de rabia.

Porque Europa tiembla

y el fascismo mata

y el destino acecha

y la guerra avanza

y la muerte ronda

tan cerca y tan flaca,

tan cruel y certera

que a todos alcanza.

Aquí están y vienen

los hijos de España

los muertos sin nombre,

los rostros sin cara,

aquí están y vienen

los que combatieron

y dieron la vida

por un mundo nuevo.

Aquí están y vuelven

los hijos de España

donde un canto muere

otro se levanta.

Aquí están y vienen

los hijos de España,

donde un canto muere

el mío se levanta.

 

¡Gracias Luis y Juan, o Juan y Luis, por canciones como ésta!... Y, para concluir este artículo quiero mencionar al equipo de músicos que han colaborado en el disco: Daniel Casares, Alejandro Álvarez, José Ruiz "Bandolero", Antonio Ramos "Maca", Jesús Lavilla, Alejandro Álvarez, David Romero, Oliver Sierra, Rubén Díaz Levaniegos, Antonio Maldonado y en los coros, palmas y jaleos: Luis Pastor, Ramón Campos, Josué Borja, Rubén García, "Bandolero" y Vicente Suero "El Morito".

3 Comentarios
#3
Juan Carlos
España
[22/06/2012 13:19]
Vota: +1
El tema Los Hijos de España, es magnifico aunque me apena que se dedique a un colectivo de soldados especifico. Si buceamos en la historia Española, cambiando las estrofas: "de la roja España" y "el fascismo mata", se podría extender este magnifico tema a TODOS los soldados Españoles, desde los tercios que se batieron el cobre en Flandes hasta los regimientos de infantería que, muy a su pesar, cruzaron Rusia para tomar Moscu con Le Petit Cabron (Napoleon).
#2
pgc
España
[23/10/2011 08:01]
Vota: +0
Yo también estoy enganchada a Valderrama hijo, te has permidito y perdona el tuteo, dejarnos la letra del tema "Loa hijos de España" y, hace poco busqué ese tema y los escuché a la vez que lo leía: para mi sorpresa entre mi archivo de audio y tu letra encontré algunas variaciones y un final de tema que se omite y se sustituye por un "ah, ah, ah..." ¿tiene eso una explicación por tu parte?, espero que así sea y.. te dejo mi archivo, contrástalo y, si es posible contesta mi duda. Un saludo. Gracias.
Este es mi archivo en MP3 y ojalá podamos verlo en directo.
#1
Juan Valderrama Caballero
España
[02/09/2011 10:21]
Vota: +1
Querido amigo: Gracias.
Tu artículo me emociona y me alegra . Es muy reconfortante que alguien con tu cultura y preparación se fije en mi música y la analice de forma profunda. A veces se tiene la sensación de clamar en el desierto, casi todos los artistas pasamos por ese trance en ocasiones, por lo que artículos como el tuyo son especialmente valiosos para seguir adelante. Desde aquí te abrazo y mi felicitación.
J.Valderrama









 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Distinción

el 20/11/2016

Silvio Rodríguez recibió el pasado 18 de noviembre el premio Noel Nicola en su segunda edición que otorgan el proyecto para la canción iberoamericana Canto de Todos, el festival de canción de autor BarnaSants y el Instituto Cubano de la Música.

HOY EN PORTADA
VI Edición del festival Otoño en Navarrés

por María Gracia Correa el 30/11/2016

El sábado 3 de Diciembre de 2016 es la fecha en la que se celebrará una nueva edición del festival de canción de autor Otoño en Navarrés, que viene a homenajear un año más  a Joan Baptista Humet. Con este próximo encuentro serán ya seis las convocatorias  en recuerdo del cantautor que, a través de sus canciones, inmortalizó Navarrés (Valencia), el pueblo donde nació y donde reposa. Allí, como cada otoño, la música, las canciones y la figura del artista volverán a estar presentes en la memoria colectiva.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional