Portada > Opinión
Vota: +0

X Festival Acústica de Figueres

Musicando la pluma de Dalí

por Martí Marfà i Castán el 06/09/2011 

El festival Acústica de Figueres celebró su décimo aniversario con una producción única que reunió a una heterogénea selección de artistas españoles para cantar, recitar e incluso bailar los desconocidos textos del genio surrealista catalán.

Cartel de «Salvador Dalí canta». La entrañable Plaza Gala-Salvador Dalí de Figueres (Noreste de Cataluña, cerca de la frontera francesa) acogió los pasados 2 y 3 de septiembre un espectáculo colectivo que puso música a poesías, escritos y reflexiones del polifacético artista, oriundo de la capital ampurdanesa. El recurrente Pep Blay fue encargado de organizar esta atrevida reunión de representantes variopintos del pop-rock nacional, dónde brillaron especialmente la actuación de Pau Riba, las coreografías de Sol Picó y los trabajados recitados de Enric Casasses. La indefinible formación de Pascal Comelade aportó a todo el show un impecable cojín instrumental de tonos psicodélicos y objetos cotidianos impensablemente devenidos instrumentos musicales.

 

Con el Museo-Teatro del maestro del surrealismo como telón de fondo, la noche se estrenó con un fragmento del documental francófono Le divin Dalí, firmado por Gerard Thomas d’Hoste y Joan Casagran. Lo siguió una breve performance de Sol Picó despojándose espasmódicamente de una armadura quijotesca para desvelar un bigote daliniano pintado. Junto con el omnipresente Comelade, el audiovisual y la habilidosa bailarina ejercieron de ligazones de gran calidad y buen gusto en un montaje que pecaba de disperso. La indescifrable lógica de Pep Blay al escoger los protagonistas resultó en una forzado machambrado de egos artísticos, entre los cuales se contaban figuras notoriamente tan distantes del universo daliniano como Amaral o Love of Lesbian.

 

También le quedó grande la gesta a un mediocre Gerard Quintana, que recitó casi improvisadamente un espléndido manifiesto de reacción al Mayo francés (La meva revolució cultural) y que fue salvado del naufragio por el implacable caminar de la orquestra de Comelade.

 

Sorprendentemente, la intervención de Albert Pla, de quién se podía esperar una mayor implicación en el espectáculo, dejó bastante que desear, dado que no sólo no se dignó a aprenderse el texto de memoria, sino que reaprovechó recursos escénicos de sus propias producciones, como la diadema con antenas de luz, de su espectáculo La diferencia, o el amago de empezar sin éxito una canción, con el que concluye su último show con el mismo Comelade.

 

En cambio, las intervenciones de otras artistas aparentemente menos sintonizadas con Dalí resultaron mucho más dignas, como fue el caso de Ana Torroja, de Dolo Beltran –del grupo Pastora-, y la diva coplera contemporánea Martirio –ésta última posiblemente más próxima a un cierto surrealismo.

 

Por su parte, Estrella Morente se apoyó en su imponente voz y en la finura guitarrística de Montoyita para cantar unos versos desustanciados escritos para la ocasión.

 

Kiko Veneno, figuerense de nacimiento, había saltado del cartel en la segunda función por incompatibilidades de agenda.

 

Con diferencia, la actuación estelar y más entregada fue la de Pau Riba. Ya sea porque conoció personalmente a Dalí y/o porque habla su mismo lenguaje, el siempre imprevisible cantautor interpretó una composición propia dedicada al maestro (Daliniana flor). Fue escudado por sus acompañantes titulares, De Mortimers, que con el arco del contrabajo-atril convertido en pincel descubrieron en una tela la sentencia Revelació del misteri de la cultura y una silueta infantiloide de un falo. De hecho, la escatología en todas sus vertientes (excremental, urinaria y sexual) fue, junto con Gala, el motivo insistente de los textos dalinianos escogidos y, en realidad, de buena parte de su obra. En esta línea, Riba todavía recitó con esmero algunas reflexiones de Dalí sobre los excrementos pueriles como un tesoro a esconder.

 

El fin de fiesta a modo de clímax fue a cargo de Sol Picó y del poeta Enric Casasses, que ya había intervenido en mitad del montaje con el texto El gran masturbador. Con su ademán tímido y como acomplejado, y su aspecto de hippie desnutrido, vomitó con pasión el perturbadoramente actual Manifest groc o Manifest Antiartístic Català (Manifiesto amarillo o Manifiesto Antiartístico Catalán), firmado en 1928 por Salvador Dalí, Lluís Montanyà y Sebastià Gasch, que arremete contra la cultura catalana hegemónica de la época. Paradójicamente, los aplausos estallaron entusiastas entre un público precisamente sembrado de productores, vendedores y consumidores de la heredera actual de esa enquistada culturilla local criticada por Dalí y sus compadres.

 

Y es que allí, quien no tenía los contactos para haber sido invitado, había pagado sumas de entre 50 y 65 euros (entre $US70 y $US90) con tal de acceder al espectáculo. Un precio probablemente excesivo para un montaje más que entretenido pero bastante lejos de sobresalir. Cabe reconocer, sin embargo, que la propuesta dejó definitivamente atrás el pinchazo inaugural del festival por parte de Natxo Tarrés y su intento de tributo al gran Bob Marley, dónde el miembro de la formación Gossos evidenció que su fuerte no era la creatividad, el discurso y las aptitudes musicales, sino sus contactos dentro de la endogámica escena cultural catalana.

 

Era sábado (o domingo, en términos estrictamente horarios). Después de más de hora y media de espectáculo, se reanudó la lluvia que hasta última hora había atormentado a los desbordados organizadores y que, milagrosamente, había concedido una tregua al único escenario al descubierto del festival.

 

El Acústica, que desde 2002 programa las bandas más exitosas de cada temporada en la escena catalana del pop-rock, recibía un imprevisto regalo de aniversario. “Gracias a las matemáticas sé que Dios existe… pero no me lo creo”, sentenciaba Dalí a menudo.










 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Distinción

el 20/11/2016

Silvio Rodríguez recibió el pasado 18 de noviembre el premio Noel Nicola en su segunda edición que otorgan el proyecto para la canción iberoamericana Canto de Todos, el festival de canción de autor BarnaSants y el Instituto Cubano de la Música.

HOY EN PORTADA
VI Edición del festival Otoño en Navarrés

por María Gracia Correa el 30/11/2016

El sábado 3 de Diciembre de 2016 es la fecha en la que se celebrará una nueva edición del festival de canción de autor Otoño en Navarrés, que viene a homenajear un año más  a Joan Baptista Humet. Con este próximo encuentro serán ya seis las convocatorias  en recuerdo del cantautor que, a través de sus canciones, inmortalizó Navarrés (Valencia), el pueblo donde nació y donde reposa. Allí, como cada otoño, la música, las canciones y la figura del artista volverán a estar presentes en la memoria colectiva.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional