Portada > Opinión
Vota: +1

Noche de canción de autor. Cantemos como quien respira.

Los sueños se cumplen: Homenaje a Fernando G. Lucini

por María Gracia Correa el 22/10/2012 

Bajo el título Un encuentro con Fernando González Lucini enmarcado en el ciclo Noches de la UNED, el día 16 de octubre tuvo lugar en la sala Galileo Galilei de Madrid un concierto solidario cuya recaudación en taquilla fue destinada a la ONG “Amigos de Calcuta”. El evento que tenía como objetivo conmemorar el segundo aniversario del blog Cantemos como quien respira, se convirtió en un verdadero homenaje a su creador, una figura fundamental en el terreno de la canción de autor.

Fernando González Lucini (centro) a punto de soplar las velas por el segundo aniversario de su blog «Cantemos como quien respira» con Juan Gimeno (izquierda), rector de la UNED y de Miguel Minaya (derecha), uno de los presentadores del acto. © Juan Miguel Morales
Fernando González Lucini (centro) a punto de soplar las velas por el segundo aniversario de su blog «Cantemos como quien respira» con Juan Gimeno (izquierda), rector de la UNED y de Miguel Minaya (derecha), uno de los presentadores del acto.
© Juan Miguel Morales

Creo que hubo una idea sobrevolando toda la noche por la sala Galileo Galilei el pasado martes 16 de octubre, la sensación de que los sueños se cumplen. Cantautores de diferentes generaciones se reunieron para hacerle un homenaje a una persona que ha dedicado su vida a la canción de autor, no como artista sino como estudioso, divulgador y defensor de la canción y de los autores. No todos los artistas pudieron regalarle sus canciones, era imposible, habría sido necesario muchísimo más tiempo, pero aunque no pudieran cantar, muchos cantautores estaban allí en la sala para mostrarle su reconocimiento, todos alrededor del maestro, del profesor Lucini.

También habría sido necesario disponer de mucho más espacio para poder acoger a todos los aficionados que querían asistir a un acto tan especial como éste, las entradas se agotaron en seguida. Yo también quería mostrarle a Lucini mi respeto y mi admiración por su trabajo de años y tuve suerte, pude estar allí. Gracias a su labor cualquier persona interesada puede disponer de una documentación imprescindible sobre la historia de la canción de autor, sobre los autores, sobre lo que cultural e históricamente han representado. Sus libros, sus recopilaciones discográficas, sus exposiciones son resultado de su constante y meticulosa investigación. En dos ocasiones he podido asistir a algunas de sus conferencias sobre la canción y en ambas me ha causado una gran impresión. Recuerdo la primera vez que vi a Fernando G. Lucini, fue en 2006, venía acompañado de Paco Ibáñez a la Universidad de Sevilla, posteriormente en 2011 asistí a unas jornadas sobre la canción de autor, esta vez venía acompañado de Luis Pastor y Kiko Veneno, y bajo la apariencia de una simple charla nos ofreció una conferencia magistral.

Además de mi admiración y respeto por su trabajo, recientemente he tenido la suerte de conocerlo personalmente y por tanto disfrutar de su calidad humana, de una amistad que regala por igual a artistas y aficionados. Sólo soy una aficionada a la canción, escribir como se desarrolló el encuentro (homenaje) es mi pequeña contribución a este reconocimiento. Pero antes de empezar quiero darle las gracias a quienes han hecho posible que yo pueda escribir este comentario, a Francisco Espinosa, sin él no habría podido estar allí, a Xavier Pintanel, que me acoge en esta página fundamental de la canción de autor, a Juan Antonio Muriel, gracias a él pude tomar las notas para escribir. Y por supuesto a Lucini que nos contagia su ilusión por las canciones.

Alrededor de 20 artistas pudieron subir al escenario para entonar sus canciones, pero fueron muchos más los que se hallaban allí entre el público para mostrar su reconocimiento a Lucini, y tuve la inmensa fortuna de compartir espacio con un cantautor andaluz al que admiro artística y personalmente, Juan Antonio Muriel; sin su ayuda no podría haber escrito este artículo. Para la mayoría de los aficionados Muriel es conocido por ser el autor junto a Joaquín Sabina de la canción Princesa, pero basta adentrarse un poco en su obra para descubrir a este artista excepcional, sus canciones son auténticas joyas de artesanía como se demuestra en su disco recientemente publicado Caminar. Allí estaba junto a Laura Granados, artista que conocí a través del disco Libertad8, es una maravilla escucharla cantar la canción No me dejes a solas de Muriel.

Carlos de Abuín © Juan Miguel Morales
Carlos de Abuín
© Juan Miguel Morales

Y comienzo a relatar el desarrollo de este homenaje pidiendo disculpas por lo extenso de mi artículo, pero no he encontrado la manera de reducir una noche tan especial. Por lo que sé, este encuentro fue ideado hace un año y medio por Francisco Espinosa y Carlos de Abuín, y ha sido ahora cuando se ha hecho realidad organizado por la UNED. El comienzo estaba previsto a las nueve y media pero por sus especiales características dio comienzo sobre las diez de la noche. Tras una breve presentación de la figura de Fernando G. Lucini y del segundo aniversario de su Blog Cantemos como quien respira (cuyo título es un homenaje a Gabriel Celaya) comenzaron las actuaciones, en primer lugar Carlos de Abuín acompañado de Manu Míguez y Maillo, Carlos entonó una canción dedicada a un soñador, como Lucini, llamado Johannes Kepler y Manu Míguez su Canto varado.

Manu Míguez © Juan Miguel Morales
Manu Míguez
© Juan Miguel Morales

Seguidamente dos cantautores Luis Felipe Barrio y Matías Ávalos, acompañados por Albert Anguela al bajo, que tuvieron un recuerdo para Hilario Camacho y con las palabras “Si Hilario viviera estaría aquí con nosotros” cantaron Los cuatro luceros, y después pasaron a una Locura culinaria.

Luis Felipe Barrio y Matías Ávalos © Juan Miguel Morales
Luis Felipe Barrio y Matías Ávalos
© Juan Miguel Morales

A continuación fue presentada Esmeralda Grao caracterizada por el mestizaje de culturas, que con una copia impresa de la canción de Pablo Guerrero lo hizo salir al escenario para que la recitara con su propia voz antes de comenzar a interpretar Mujer plural.

Esmeralda Grao con Pablo Guerrero © Juan Miguel Morales
Esmeralda Grao con Pablo Guerrero
© Juan Miguel Morales

Tras este sentido homenaje al maestro Pablo Guerrero subió al escenario Antonio de Pinto que, presentado como uno de los cantautores más jóvenes de la escena de la canción, cantó Teatro de marionetas.

Antonio de Pinto © Juan Miguel Morales
Antonio de Pinto
© Juan Miguel Morales

No se pudo contar con la presencia de Luis Eduardo Aute por problemas de última hora al “no haber logrado el don de la ubicuidad” pero dejó en el aire su abrazo fraternal y solidario para Lucini.

Otro joven cantautor siguió con el homenaje, Manuel Cuesta, andaluz que dejó sobre el escenario un poquito del aire sevillano de la Alameda de Hércules acompañado por Ismael Serrano: Tu risa en la Alameda.

Manuel Cuesta acompañado de Ismael Serrano © Juan Miguel Morales
Manuel Cuesta acompañado de Ismael Serrano
© Juan Miguel Morales

Después algo muy esperado esa noche, porque ya lo había anunciado José Miguel López un día antes en el programa Discópolis de Radio3, y fue él mismo quien diciendo que era una “perita en dulce” presentar a estos cuatro monstruos en este homenaje a Lucini (aunque no se pueda decir que es un homenaje pero lo es) anunció a “los cuatro javieres”.

José Miguel López, director y presentador de «Discópolis» de Radio 3. © Juan Miguel Morales
José Miguel López, director y presentador de «Discópolis» de Radio 3.
© Juan Miguel Morales

Javier Batanero apareció diciendo que él era el primer monstruo y bromeando con “cejas” y “cejillas” cantó Hablando solo, una canción muy particular que yo pude escuchar hace muy poquito en Sevilla.

Javier Batanero © Juan Miguel Morales
Javier Batanero
© Juan Miguel Morales

El segundo era Javier Bergia, que dedicó su canción a Lucini recordando aquellos programas de radio de hace 20 años, a todos los rebeldes de espíritu, a los inadaptados, a los que salieron a tapar la calle, a los que llevan un “NO” en la frente: “Al cabo de los años que he vivido no tengo la certeza del erizo…”.

Javier Bergia acompañándose con un cistro. © Juan Miguel Morales
Javier Bergia acompañándose con un cistro.
© Juan Miguel Morales

Javier Ruibal era el tercer Javier, que con las palabras: "Es un placer estar aquí en el cumpleaños-santo-aniversario de Fernando Lucini" le dedicó una de las canciones de su repertorio preferidas por el profesor, La rosa azul de Alejandría.

Javier Ruibal © Juan Miguel Morales
Javier Ruibal
© Juan Miguel Morales

El último Javier era Javier Krahe, genial como siempre, que acompañado por Javier López de Guereña interpretó El 2 de mayo, señalando que no debería cantarla porque trataba sobre su situación matrimonial, pero que lo hacía por dinero.

Javier Krahe acompañado por Javier López de Guereña. © Juan Miguel Morales
Javier Krahe acompañado por Javier López de Guereña.
© Juan Miguel Morales

Hubo una pausa tras los cuatro "J" para que el homenajeado subiera al escenario, precedido por unas palabras del Rector de la UNED en la que aludió a la canción de Pablo Milanés: Esta noche no es perfecta pero se acerca a lo que simplemente soñé. Subió Lucini para apagar las velas del segundo cumpleaños del blog. Pero, emocionado y queriendo ver a la gente que abarrotaba la sala, pidió que se encendieran las luces y bromeó sobre los motivos que se suelen barajar para organizar homenajes, como son el tener una enfermedad y estar muriéndose (que no era el caso), obligar a que se retire el homenajeado (que tampoco era el caso) o para ayudar al homenajeado si está en la miseria, que sí era el caso dijo el protagonista bromeando. Pero el caso en verdad es que Fernando G. Lucini es admirado y querido por cantautores (cantores) y aficionados, y por eso tanta gente quiso estar allí con él.

Pronunció una charla de la que pondré aquí algunas pinceladas: "Quiero que esta noche sea una fiesta de la canción de autor", recordó a Violeta Parra en Gracias a la vida por poder seguir cantando como quien respira, dio fe de que los sueños son posibles, explicó que su único mérito era su amor por la canción, su lucha por reivindicar la canción de autor: Decir que la canción es casposa o trasnochada es un invento de casposos y políticos trasnochados. Los sueños son posibles, fueron sus palabras más sentidas, la canción sigue viva y vamos a conseguir que siga viva, agradeciendo a Carlos de Abuín, ala UNED, a todos los interviniente, a su “reparadora de sueños” (su mujer), a todos los que habían venido de todas partes para estar allí con él, recordando a los que ya no están, a Hilario, a Labordeta, a Manuel Picón, a otros muchos que fue citando emocionado; a mí me conmovió especialmente su recuerdo a mi querido cantautor granadino: Esteban Valdivieso, que falleció hace cuatro años. Por él y por todos los cantores que han creado historia y cultura, para defenderlos contra el olvido, sigue luchando Fernando G. Lucini.

Pedro Guerra © Juan Miguel Morales
Pedro Guerra
© Juan Miguel Morales

Quiso hacernos un regalo muy especial para él y nos presentó a Pedro Guerra, recordando una emotiva historia sobre los principios de este artista cuyo nombre llevó en un papelito al mítico programa de José Luis Balbín “La Clave”. Pedro Guerra salió al escenario y diciendo que Lucini era el responsable de la lucha diaria por defender la canción de autor cantó su tema inspirado en el Mar de Mármara.

María José Hernández © Juan Miguel Morales
María José Hernández
© Juan Miguel Morales

Le siguió María José Hernández, a la que yo nunca había visto pero de la que conocía sus canciones y ya me encantaban, vino de Zaragoza, y con unas palabras sinceras: No me hubiera perdido esta noche por nada del mundo, cantó su Gota a gota.

Joan Isaac acompañado por Luis Mendo. © Juan Miguel Morales
Joan Isaac acompañado por Luis Mendo.
© Juan Miguel Morales

De Barcelona vino Joan Isaac, cantautor al que podré ver el próximo día 26 de octubre en un concierto de presentación de su último disco Piano, piano en Tarrasa (utilizando las palabras de Mª José Hernández “no me lo perdería por nada del mundo”). Antes de seguir hacia Italia, donde actuaba estos días, pasó por Madrid para mostrar su reconocimiento y su cariño hacia Lucini. Ironizando sobre la situación actual, se presentó con las palabras “Soy catalán pero vengo en son de paz” y “no pretendo catalanizar a nadie”, acompañado por Luis Mendo cantó una canción maravillosa, incluida en su disco Em declaro Innocent titulada Que tramposa és la vida que como deferencia hacia el público previamente había leído, o más bien recitado, en castellano.

Luis Mendo y Bernardo Fuester, Suburbano. © Juan Miguel Morales
Luis Mendo y Bernardo Fuester, Suburbano.
© Juan Miguel Morales

A continuación Suburbano, Luis Mendo (que se multiplicó durante toda la noche para acompañar a muchos de los artistas) explicando que aunque él nunca habla esta noche tenía que decir algo: “No a la subida del IVA a la cultura” y Bernardo Fuster que dedicó Habanera del punto y aparte a Imanol y también a García Berlanga que la quiso para su película.

No pudo asistir Maria del Mar Bonet, pero envió un mensaje y un emplazamiento, quería dedicarle a Lucini El pi de Formentor en el concierto que tenía previsto esa misma semana en Alcalá de Henares.

Francisco Espinosa © Juan Miguel Morales
Francisco Espinosa
© Juan Miguel Morales

Acto seguido subió Francisco Espinosa, junto a Luis Mendo y su hija Marta Espinosa, para regalarnos una canción de su próximo disco que se llamará Manual de instrucciones y que sus seguidores estamos deseando tener en la mano. Lo olvidé es una canción muy especial escrita por María Casado Alonso y musicalizada por Francisco Espinosa, al que como dije al principio tengo que agradecer, como reza el título de esta crónica, que los sueños se cumplan.

Pablo Guerrero acompañado de Luis Mendo. © Juan Miguel Morales
Pablo Guerrero acompañado de Luis Mendo.
© Juan Miguel Morales

Uno de los momentos, para mí, más intensos emotivamente fue el que sucedió a continuación y fue protagonizado por el maestro Pablo Guerrero; pienso que este concierto fue también en cierta manera un homenaje a este autor que con su característica humildad recuperó para Lucini y para todos los que estábamos allí: Sueños, una canción de los años 90 y que podría resumir en una palabra el espíritu de este encuentro. “Los sueños son posibles. Los sueños están en los bolsillos de los trajes usados y los besos…” y a veces, como en esta ocasión, se cumplen. Pablo Guerrero cantó Sueños con una preciosa dedicatoria: “Los sueños son posibles gracias a Fernando”.

Amancio Prada © Juan Miguel Morales
Amancio Prada
© Juan Miguel Morales

Siguió otro de los grandes, Amancio Prada dedicándole al maestro Lucini: "estas entre amigos, estamos entre amigos i esperando la mano del ángel con la última rosa" (A ti- en Vida de artista-Leó Ferré). Se acercaba el final de la noche y Víctor Alfaro, presentador de Al caer el sol quiso dedicarle unas palabras al profesor, definiéndose como aprendiz o alumno de Lucini y aludiendo al blog Cantemos como quien respira donde no existen los post sino “los cuelgues”.

Víctor Alfaro © Juan Miguel Morales
Víctor Alfaro
© Juan Miguel Morales

La última actuación, en compañía de Javier Bergia, estuvo a cargo de Ismael Serrano que cantó Papá cuéntame otra vez explicando que no se trataba de una canción nostálgica sino una “bronca monumental” a una generación que se olvidó de luchar por los sueños.

 

Ismael Serrano © Juan Miguel Morales
Ismael Serrano
© Juan Miguel Morales

 

Terminó la noche de una manera especial, Fernando G. Lucini pidió a todos los cantautores que hubiera en la sala que subieran al escenario y todos juntos cantaron, acompañados por el público, un tema emblemático de Pablo Guerrero, una joya de la Canción: A cántaros.

 …. que es tiempo de vivir y de soñar y de creer que tiene que llover…tiene que llover a cántaros.

Final de fiesta con todos los trovadores presentes —los que salieron a cantar y los que no— cantando «A cántaros» de Pablo Guerrero. © Juan Miguel Morales
Final de fiesta con todos los trovadores presentes —los que salieron a cantar y los que no— cantando «A cántaros» de Pablo Guerrero.
© Juan Miguel Morales

 

A Fernando González Lucini, con cariño y admiración. 

1 Comentario
#1
Joan Carles Martinez
Catalunya
[23/10/2012 16:41]
Vota: +1
Reportaje completísimo de texto y fotografias. Lo que no está escrito ahí es que simplemente no sucedió. María Grácia no se ha olvidado de nadie ni de nada, ha destilado emocion y ha repartido afectos y cariños en el articulo. Excelente crónica de lo vivido en esa noche "Lucinera".









 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Distinción

el 20/11/2016

Silvio Rodríguez recibió el pasado 18 de noviembre el premio Noel Nicola en su segunda edición que otorgan el proyecto para la canción iberoamericana Canto de Todos, el festival de canción de autor BarnaSants y el Instituto Cubano de la Música.

HOY EN PORTADA
VI Edición del festival Otoño en Navarrés

por María Gracia Correa el 30/11/2016

El sábado 3 de Diciembre de 2016 es la fecha en la que se celebrará una nueva edición del festival de canción de autor Otoño en Navarrés, que viene a homenajear un año más  a Joan Baptista Humet. Con este próximo encuentro serán ya seis las convocatorias  en recuerdo del cantautor que, a través de sus canciones, inmortalizó Navarrés (Valencia), el pueblo donde nació y donde reposa. Allí, como cada otoño, la música, las canciones y la figura del artista volverán a estar presentes en la memoria colectiva.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional