Portada > Actualidad
Vota: +0

Novedad discográfica

Fernando Ugarte lanza «La yerba del clavo»

REDACCIÓN el 03/12/2012 

Investigador inagotable, poeta, escritor y músico. A sus 79 años, el chileno Fernando Ugarte sigue creando y esta vez nos sorprende con una nueva producción musical titulada La yerba del clavo.

Portada del disco «La yerba del clavo» de Fernando Ugarte.La yerba del clavo, el nuevo disco de Fernando Ugarte, está compuesto por 14 canciones, incluye tonadas y música proveniente del folclor de la zona central, pues Fernando se formó escuchando a los cantautores de la zona del Marga Marga.

 

Fernando Ugarte cumplirá ochenta años en 2013, sin embargo no los representa. Su inquietud y su forma de mirar la vida lo mantienen activo y alegre. Cuando salió del colegio siguió estudios de jurisprudencia, sin embargo tras un mes de experiencia universitaria optó por la vida religiosa. Durante su permanencia en el seminario, formó parte del grupo Los Perales y se entusiasmó con la poesía de los cantores a lo humano y a lo divino del Valle del Marga Marga. “En ese entonces yo tenía 22 años. Se me fue pegando el modo de hacer música de pensar la vida y de comunicar. En ellos admiré la necesidad de expresar algo muy propio, una voz alternativa a la cultura y a la religión oficial”.

 

Fue ordenado sacerdote en 1960 y se dedicó a la docencia en medios populares. En 1965 regresa a Santiago. Participa con sus canciones en el programa Aún Tenemos Música Chilena, dirigido por José María Palacios, en Radio Cooperativa. Allí se dio a conocer como ‘El Cura’. Después tomó contacto con René Largo Farías, quien tenía una organización de cantores. Recorrió gran parte del país con destacados artistas como Violeta Parra, Cuncumén, Víctor Jara y Patricio Manns y se integra al movimiento de la nueva canción chilena. En esa época, también condujo el programa de Canal 7, llamado Raíces Del Canto. Publicó diversas producciones: Coplas de la verdad (grupo de tres LPs, RCA), Qué importa mi nombre (Odeón), Réquiem (Emi Odeón) y, en 1969 en España, grabó Madrigales, trabajo que incluye cuatro canciones.

 

Dejó el sacerdocio en 1970 y en 1973 debió partir exiliado —junto a su esposa y su hijo— Desde 1986 vive periodos en Chile y en Italia. Con respecto a su alejamiento de la Iglesia explica: “No soportaba la obediencia intelectual. Yo prefiero enraizarme a Sócrates que plantea “conócete a ti mismo” y a partir de eso formar una manera de pensar sin techos ni murallas, que me impidieran avanzar en mi pensamiento”.

 

Esta filosofía de vida se puede apreciar en todas sus obras. En 1983 publicó, en Costa Rica, el poemario La noche de Don Malaquías (Editorial Nueva Década) y en 2009, Réquiem tango y contrapunto de un espectro (Ril Editores), una novela de ficción sobre su propia autopsia, donde aborda el tema de la cultura espectral y que tiene múltiples cruces con su reciente disco publicado por Oveja Negra, La yerba del clavo. “Nos quedamos conversando la muerte y yo. Me contó que recogía a menudo espectros: gente que nunca admiró la vida propia ni la ajena, que jamás se interesó por los prodigios elaborados por el cosmos ni dejó vivir con alegría a los demás; espectros nacidos y criados en casas de linaje repasado en la misma fritura transmitida de generación en generación. “Un espectro —me dijo la muerte— no se re-encarna, porque no pertenece a la vida”. Se rió a mandíbula batiente de los pintores que la representan encapuchada, huesuda y macilenta. “Los que me pintan así son pintamonos palaciegos pagados para resaltar espectros inflados de señorío. En mi carro los esperpentos son ellos”.

 

Esta visión de la muerte se aprecia de manera similar en La yerba del clavo y especialmente en la carátula que ilustró su hijo Rodrigo. Un esqueleto, que representa la muerte, baila cueca feliz con una voluptuosa y alegre mujer. El arte del disco refleja además mucha picardía, lo que también se manifiesta en el título de este trabajo, pues la yerba del clavo es una planta que corresponde —según la herboristería chilena— al viagra de la tradición popular.

 

“Yo sé que me encuentro en el ocaso, pero con ganas de vivir, tengo derecho a la curiosidad, a maravillarme, a la alegría, a las cuecas… Me preocupa desmitificar el problema de la muerte. No me interesa el cielo, ni el infierno, ni el purgatorio. Mi más allá es el seguir en mis libros, en mis canciones, dejar algo… En la medida que alguien me escuche o me lea yo estaré allí… trascendiendo”, destaca el autor.

 

El espíritu del disco está imbuido de este pensamiento y muy especialmente el tema Yo tengo sed todavía:

 

Qué hacís, muerte, encuclillá

en la esquina de mi catre/ con esa risa de natre,

y olor a carne pasá.

No tenís manta ni almohá

en tu cama dura y fría

¿y querís mi compañía?

Aunque me esconday la ropa

y te vea hasta en la sopa

Yo tengo sed todavía.

 

Fernando Ugarte se ve a sí mismo como un segmento (una especie de microscópica implosión de materia, en relación a las dimensiones cósmicas), como una burbuja transitoria en vía de desintegración o retorno a algún punto de origen desconocido. “Sólo sé que nada sé”, afirma.

 

Además, le interesa dar espacio a las pasiones y dejar en claro que el ser humano no es el centro del universo. “El hombre que no se enoja, no empezó nunca a ser hombre. Siento rabia por el deterioro del planeta y el papel que juega la especie humana, que es el virus más destructor que existe”. Este concepto ecológico se expresa en su canción A nadie pido perdón, su primer single:

 

Planeta viejo…

Te camino lerdo…

Que ya te dejo

En el amnios de la ausencia…

Su cuerpo tibio

Memoria adentro… tan adentro que ya te dejo

Planeta herido…

De nucleares y banqueros.

 

Allí, Fernando Ugarte resume su pensamiento de vida, su postura, lo que son sus rebeliones dentro de la sociedad y se da espacio para un mayor despliegue vocal, denotando rabia y agresividad. Re-afirma que no quiere pedir

 

perdón por las cosas que dice intelectualmente. Como cuando le dijeron que era la oveja negra de la familia. A lo que él respondió “Yo no soy oveja, porque no soy parte de un rebaño”.

 

El músico presentará ésta y otras canciones, el próximo lunes 10 de diciembre en el Mesón Nerudiano, teniendo como invitado al insigne músico Eduardo Peralta.

 

Listado de temas

 

1 Mi Silbatina (Canción)

2 Compañero Tiempo (Vals)

3 A La Sombra De Un Pimiento (Tonada de Coleo)

4 Humo Ladrón (Canción)

5 El Yuyo Y La Rosa (Tonada)

6 Réquiem (Canción)

7 A Nadie Pido Perdón (Canción)

8 La Vida Es Juego (Décimas)

9 Yo Tengo Sed Todavía (Tonada de Coleo)

10 El Arca De Noé (Décimas)

11 Saliste A Valsear (Cueca de Velorio)

13 En El Fuego De Una Hornilla (Cueca)

14 América La Sureña (Cueca)










 
  

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Distinción

el 20/11/2016

Silvio Rodríguez recibió el pasado 18 de noviembre el premio Noel Nicola en su segunda edición que otorgan el proyecto para la canción iberoamericana Canto de Todos, el festival de canción de autor BarnaSants y el Instituto Cubano de la Música.

HOY EN PORTADA
VI Edición del festival Otoño en Navarrés

por María Gracia Correa el 30/11/2016

El sábado 3 de Diciembre de 2016 es la fecha en la que se celebrará una nueva edición del festival de canción de autor Otoño en Navarrés, que viene a homenajear un año más  a Joan Baptista Humet. Con este próximo encuentro serán ya seis las convocatorias  en recuerdo del cantautor que, a través de sus canciones, inmortalizó Navarrés (Valencia), el pueblo donde nació y donde reposa. Allí, como cada otoño, la música, las canciones y la figura del artista volverán a estar presentes en la memoria colectiva.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional