Portada > Opinión
Vota: +0

«Quilapayún en grande»

Quilapayún-Carrasco celebra en Grande con un excelente concierto

por Víctor Tapia el 29/06/2013 

Ante un teatro repleto, el conjunto Quilapayún-Carrasco presentó un recital de casi 3 horas de duración en donde las voces, los instrumentos, la poesía y el humor del conjunto chileno hicieron disfrutar al público.

Los 11 integrantes del Quilapayún-Carrasco por primera vez juntos en un escenario. © Víctor Tapia
Los 11 integrantes del Quilapayún-Carrasco por primera vez juntos en un escenario.
© Víctor Tapia

 

El día 26 de Junio fue la fecha que se fijó hace varias semanas para este concierto en que se iban a reunir las formaciones francesas y chilenas de Quilapayún-Carrasco, ese día en Santiago de Chile estuvo de lo más complicado. La ciudad amaneció con barricadas que impedían el normal traslado de los capitalinos, además de realizarse marchas en distintos puntos de la ciudad abanderados con las peticiones del movimiento estudiantil y ciudadano que busca hacer escuchar su voz en un año de elecciones y en la semana en que en Chile se realizan las elecciones primarias presidenciales. Por lo cual a esa hora de la noche la ciudad estaba bastante desocupada, las personas buscaron refugiarse temprano en sus hogares, la locomoción colectiva de a poco empezaba a reducirse y a las 21:00 era la cita en el Teatro Nescafé de las Artes.

 

A eso de las 21:05 partió el recital con una muestra de aproximadamente 5 minutos del documental El deber de la Sonrisa dedicado a Quilapayún y que se estrenará durante este año en Chile. Una vez terminadas las imágenes aparecieron en el escenario los 11 integrantes del conjunto, era un muro imponente en el escenario el que se veía cuando comenzaron con Plegaria a un labrador. Y de un plumazo se borraron las imágenes, los sonidos a que nos tenía acostumbrada la formación chilena de Quilapayún-Carrasco para encontrarnos frente a otra realidad: Voces firmes, instrumentos compactos, una fuerza que entraba como un cañón en cada uno de los asistentes. Esto era otra cosa, esto era lo que se nos había olvidado, entonces ¿desde hace cuanto que no veíamos realmente al Quilapayún?

 

Esto de la existencia de dos formaciones de Quilapayún-Carrasco no se instauró de forma definitiva hasta que ingresó Fernando Carrasco el año 2009, con ello el grupo en Chile contaba con un músico de peso que hacía posible realizar algunas presentaciones de forma digna, y por el otro lado la agrupación que permanecía en Francia con los músicos que tenía allá mas otros invitados podían armar otras presentaciones. Acá en Chile lo que nos tocó ver con la agrupación chilena se fue transformando en el tiempo como un cuarteto instrumental con un par de voces agregadas que se iba convirtiendo de a poco en un interprete de covers, dejando en el baúl buena parte de las canciones de la propia autoría que el grupo tenía en su historia, y que debería ser un estandarte en cualquier recital del Quilapayún que se aprecie de tal…

 

Los aplausos del respetable al término del primer tema fueron calidos, y el grupo siguió con el tema Siempre, dedicado a Ricardo Venegas, que con su calva cabeza en el escenario demostraba la constante lucha que ha realizado por su salud, que estuvo a la par de sus compañeros como siempre. De ahí siguieron un par de inclusiones de la musicalización que hizo el Quilapayún de Vida, Fulgor y Muerte de Joaquín Murieta de Pablo Neruda, intercalado con Tío Caimán.

 

Seguía avanzando el recital y el grupo seguía en su buen nivel performativo, buen nivel que se mantuvo en todo el recital, salvo algunos detalles que pueden afinarse con algunos ensayos más, lo que daría para un concierto perfecto para la tercera sesión que esta programada para este martes.

 

Y para esta presentación casi perfecta lo que es necesario es que el ingeniero de sonido no se haga notar, es decir que los instrumentos suenen cuando se tocan, que las voces se distingan, etc.; y acá el tema sigue al debe, por supuesto que el ingeniero de la agrupación en este época, Jorge Fortune es un profesional con un buen currículo, pero aun no está a la altura del papel que desempeñaba el antiguo ingeniero de Quilapayún Eduardo Vergara que lograba un sonido redondo en los recitales, con la ecualización perfecta y sin errores. Acá en el recital se percibió que Jorge Fortune no tenía muy claro cuándo se abrían los micrófonos, qué instrumento se tocaba en cada tema. Las voces principales en cada canción partían perdidas dentro del plano sonoro para ir apareciendo a los segundos. Los primeros cuatro golpes al bombo de Vamos Mujer los vimos todos pero no lo escuchó nadie, y un exceso de potencia en el volumen para un teatro cerrado hacía que se saturaban las interpretaciones y que de repente se escuchara una masa sonora sin distinción.

 

Como dentro de los recitales clásicos del Quilapayún se incorporaron estas capsulas del Libro de la Sabiduría, de los Titulares de los periódicos, la conjugación de verbos, en donde el grupo rescata textos de Nicanor Parra y de los poemarios de Eduardo Carrasco para jugar dentro de la imaginación, de la risa, bordeando al absurdo para realizar una equilibrio a interpretaciones tan potentes y emocionalmente fuertes. Sino ¿cómo se equilibra el ánimo frente a Manifiesto, a Dónde está la que quiero, a Luz Negra, a Mi Patria? Ahí hay una característica a destacar de esta agrupación que con la presencia de Ricardo Venegas y Hernán Gómez, los dos sobre el escenario, son capaces de improvisar, de reírse, de interactuar con complicidad con el público.

 

Y mientras avanzaba el concierto me seguía convenciendo que esto era otra cosa, el repertorio estuvo centrado principalmente en composiciones propias de todas las épocas, incluso haciendo un guiño a la época del Latitudes al incluir el tema Allende, o a la época del Tralalí Tralalá con Canción del Llamado, un tema que era frecuente en el repertorio cuando el grupo visitó Chile en la segunda mitad de la década del 90 bajo la dirección de Rodolfo Parada y Patricio Wang, y que se había quedado debajo de los escenarios por largos años.

 

Y así sacando las cuentas, escuchando temas, iba concluyendo que el tema Luz Negra era un estreno en Chile, nunca lo había tocado una formación de Quilapayún anteriormente.

 

Y que después de la reagrupación realizada hace ya 10 años, esta era la primera vez que la formación completa de Quilapayún-Carrasco hacía un concierto completo solo de canciones sin incluir cantatas u Homenajes. Las presentaciones anteriores de la formación completa habían sido para interpretar la Cantata en la primera o segunda parte del recital, o hacer algún homenaje a Víctor Jara en el cual el repertorio tradicional del conjunto se modificó, y los otros intentos de hacer un concierto solo de canciones habían sido de las formaciones partidas. Ahora era la oportunidad y el resultado fue sobrecogedor, para la mayoría del público muchas canciones eran desconocidas, pero fueron escuchadas con todo respeto y emoción. ¿Qué otra sensación se puede sentir al ver que ellas son interpretadas con la vivencia llevada en la sangre, en las canas y en las arrugas? ¿Qué sentir si cada nota y cada segundo de voz esta plasmada de historia y está a la altura de todos esos años?

 

Un momento que apretó el corazón a todos los presentes, fue cuando en las pantalla de fondo del teatro comenzaron a proyectarse imágenes de Willy Oddó acompañado con su interpretación de Canto a la Pampa extraído de una muy buen ejemplar del disco X Vietnam, estas imágenes iban recorriendo la vida del Willy desde sus inicios en el conjunto, todas las épocas, su madurez, y algunas fotos familiares en donde aparecía las imágenes de Ismael Oddó desde niño hasta adolescente, ahí justo a la mitad de la canción entraron tocando los Quilapayún sobre el escenario en la interpretación, en la misma afinación , superponiéndose las dos interpretaciones, la del disco, y la que estábamos viendo en vivo, para escuchar finalmente ahí en directo la ultima parte de la canción interpretada en la voz de Ismael Oddó, un hermoso Homenaje, al término del cual el Teatro casi se vino abajo con un fuerte y largo aplauso.

 

Un concierto generoso, potente, con pequeños detalles en algunas interpretaciones pero que son inexistentes al revisar las casi tres horas de concierto que nos entregó el Quilapayún-Carrasco.

 

La historia de la música chilena tiene a uno de sus mayores exponentes realizando excelentes conciertos en Santiago de Chile, y eso no hay que perdérselo.

 

Listado de temas interpretados

 

Plegaria a un Labrador
Siempre
A California me voy
Tío Caimán
Premonición a la muerte de Joaquín Murieta
Manifiesto
Libro de la Sabiduría
Temenis Laothoe Quilapayunia (Estreno en Chile)
Carabina 30 30
Dónde está la que quiero
Canción del llamado
Luz Negra (Estreno en Chile)
Ojos Verdes/ La cocinerita
Vamos Mujer
Lluvia de Pasto
Titulares
El Cigarrito
Allende
Juana la Cubana
Ventolera
Canto a la pampa
Memento
Vals de Colombes
Conjugación de verbos irregulares
Mi Patria
Malembe
La Muralla
Canción Final
La Batea
El Pueblo Unido

2 Comentarios
#2
Rodrigo Silva M.1975
Chile
[01/07/2013 23:38]
Vota: +3
Un concierto de gran factura y calidad, realmente imponente con todas las voces en el escenario, muy emotivo. Lo único que le habría incorporado es un pequeño intermedio ya que fue bastante largo, lo digo por la gente de más edad que también concurrió a verlos. Creo que todos quedamos contentos y gratamente impresionados...
El homenaje al Willy fué muy bien hecho y sacó aplausos de emoción...
#1
sinembargo
canada
[30/06/2013 20:46]
Vota: +0
**Contenido del mensaje eliminado por vulneración de las condiciones de uso expuestas en el punto 4 del Aviso legal.**









 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Distinción

el 20/11/2016

Silvio Rodríguez recibió el pasado 18 de noviembre el premio Noel Nicola en su segunda edición que otorgan el proyecto para la canción iberoamericana Canto de Todos, el festival de canción de autor BarnaSants y el Instituto Cubano de la Música.

HOY EN PORTADA
VI Edición del festival Otoño en Navarrés

por María Gracia Correa el 30/11/2016

El sábado 3 de Diciembre de 2016 es la fecha en la que se celebrará una nueva edición del festival de canción de autor Otoño en Navarrés, que viene a homenajear un año más  a Joan Baptista Humet. Con este próximo encuentro serán ya seis las convocatorias  en recuerdo del cantautor que, a través de sus canciones, inmortalizó Navarrés (Valencia), el pueblo donde nació y donde reposa. Allí, como cada otoño, la música, las canciones y la figura del artista volverán a estar presentes en la memoria colectiva.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional