Portada > Actualidad
Vota: +0

40 años del asesinato de Víctor Jara

Canto valiente de Víctor Jara siempre será canción nueva

AGENCIAS el 16/09/2013 

Una guitarra en manos de aquel que defiende la humanidad es un arma que crea vida en cada descarga de voz y sentimiento. El cantautor chileno Víctor Jara, desde el canto y la militancia, infundía aliento a su pueblo que, en medio de la miseria y la injusticia, se levantaba y se atrevía a elegir la vía del socialismo para alcanzar una vida más digna, en contracorriente de un mundo asediado por el anticomunismo.

Víctor Jara

 

AVN/Ana Navea - “Yo no canto por cantar, ni por tener buena voz. Canto porque la guitarra tiene sentido y razón”, decía Víctor Jara en su tema Manifiesto, considerado una canción testamento que será cantada una y mil veces en todo el mundo, y especialmente en Latinoamérica, que lamenta y reclama su vil asesinato ocurrido hace 40 años, un 16 de septiembre de 1973, tras el golpe de Estado contra el presidente Salvador Allende —también víctima del fascismo apoyado por Estados Unidos— el 11 de septiembre de ese mismo año.

 

Poeta, profesor, director de teatro y activista político miembro del Partido Comunista de Chile, Jara también se destacó como uno de los principales exponentes del movimiento cultural Nueva Canción Chilena, que tenía como referente a la cantautora Violeta Parra, mencionada en sus coplas: “Aquí se encajó mi canto, como dijera Violeta: guitarra trabajadora con olor a primavera”.

 

En las décadas de 1960 y 1970 ese movimiento artístico creador tuvo varias denominaciones como la Nueva Trova, en Cuba; Canción Folclórica, en América Central y Canto Nuevo, en América del Sur, entre otros nombres, y aunque eran diversos los estilos y los ritmos había coincidencia en dos elementos fundamentales: la renovación de la música folclórica y la inclusión de un mensaje social anticapitalista y antiimperialista.

 

El canto fresco de indumentaria sencilla, con sonidos propios y sabor originario, caracterizaban esta corriente creadora que ante la aplastante hegemonía del capitalismo —aniquiladora de la autodeterminación— alentaba desde las bases a la gran mayoría de latinoamericanos sumergidos en la pobreza a recobrar los ímpetus contra la neocolonización. De allí el ensañamiento contra un hombre de origen humilde, como Víctor Jara, al que su madre le había enseñado la libertad del canto, que se unía a su pueblo desde la voz y las manos en cuerdas, en trabajo voluntario.

 

“El canto tiene sentido cuando palpita en las venas del que morirá cantando las verdades verdaderas”, entonaría el artista que nació en el seno de una familia campesina, el 28 de septiembre de 1932, en la localidad de San Ignacio, departamento de Bulnes, Provincia de Ñuble.

 

En la mañana del fatídico 11 de septiembre de 1973, Víctor Jara tenía previsto cantar en un acto de Allende en el campus de la Universidad Técnica del Estado (UTE), donde el Mandatario iba a convocar a un plebiscito para que el pueblo decidiera si seguía o no en el poder, ante la inestabilidad provocada por la derecha que no descansó un día en el saboteo del gobierno socialista democráticamente electo el 4 de septiembre de 1970.

 

El cantautor, quien fue nombrado embajador cultural del gobierno de la Unidad Popular, llegó con su guitarra y los organizadores del acto le preguntaron si no sabía lo que estaba pasando. “Claro que sé, pero oí por la radio Magallanes que había que ir a sus puestos de trabajo. Bueno, yo trabajo acá y acá estoy”, respondió el hombre de 40 años de edad, director teatral de la UTE.

 

Horas después sería detenido en esa universidad, junto a centenares de profesores y alumnos que resistían la imposición de la naciente dictadura de Augusto Pinochet. De allí fue trasladado al Estadio Chile donde fue encerrado y torturado al igual que miles de personas. En ese lugar, le trituraron las manos para que nunca volviera a tocar su guitarra trabajadora.

 

Al ser reconocido por los soldados fascistas del régimen —que duraría 17 años—, Jara fue separado de los demás prisioneros y golpeado salvajemente, durante cuatro días de vejaciones. La versión oficial señala que fue asesinado el 16 de septiembre con al menos 44 impactos de bala. Sin embargo, testimonios de detenidos por el régimen de Pinochet indican que ya el día 15 se observaba el cadáver del cantautor junto a un grupo 30 a 40 víctimas fusiladas.

 

“¡Qué espanto causa el rostro del fascismo! Llevan a cabo sus planes con precisión artera. Sin importarles nada. La sangre para ellos son medallas. La matanza es acto de heroísmo”, escribiría al momento de su detención el artista chileno, en su último poema.

 

El dolor por el asesinato del cantautor chileno, y el ensañamiento en su contra, generó la solidaridad de artistas e intelectuales en el continente latinoamericano y otras regiones del mundo. Hoy en día son numerosas las canciones dedicadas a él y la lucha del pueblo chileno, así como menciones a sus letras, ediciones especiales de su amplia discografía y festivales en su honor.

 

“Canto que ha sido valiente, siempre será canción nueva”, es la frase de cierre de la canción Manifiesto que exclama sin ambigüedades que todo aquel que levante su voz por la humanidad creadora y constructora del hombre y la mujer nueva, en contra de las injusticias, será una nueva alternativa ante el viejo y conservador sistema fascista que niega la vida y que honra la muerte.

 

“Toma tus manos, toma tus dedos, te las devuelve la galla, cantale Víctor, cantale al pueblo que se alza la llamará, dispará, dispará, chileno dispará, dispará, dispará, por América dispará”, entonaría fervientemente el venezolano Alí Primera en Canción para los valientes.










 
  

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Distinción

el 20/11/2016

Silvio Rodríguez recibió el pasado 18 de noviembre el premio Noel Nicola en su segunda edición que otorgan el proyecto para la canción iberoamericana Canto de Todos, el festival de canción de autor BarnaSants y el Instituto Cubano de la Música.

HOY EN PORTADA
VI Edición del festival Otoño en Navarrés

por María Gracia Correa el 30/11/2016

El sábado 3 de Diciembre de 2016 es la fecha en la que se celebrará una nueva edición del festival de canción de autor Otoño en Navarrés, que viene a homenajear un año más  a Joan Baptista Humet. Con este próximo encuentro serán ya seis las convocatorias  en recuerdo del cantautor que, a través de sus canciones, inmortalizó Navarrés (Valencia), el pueblo donde nació y donde reposa. Allí, como cada otoño, la música, las canciones y la figura del artista volverán a estar presentes en la memoria colectiva.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional