Portada > Opinión
Vota: +2

Entrevista

Paula Herrera: «No reniego de mi pasado popero, pero sí lo siento muy lejano»

por Xavier Pintanel el 29/07/2014 

La cantautora chilena Paula Herrera se encuentra en Europa desde el pasado mes de mayo tratando de mostrar "lo que está pasando en mi país". Un buen momento para hablar con ella.

Paula Herrera © Xavier Pintanel
Paula Herrera
© Xavier Pintanel

 

Paula Herrera, antes de ser cantautora fue estudiante de publicidad, azafata de vuelo y fue también la cantante pop Amarantha, seudónimo que tomó para no ser confundida con la hermana del cantante romántico Pablo Herrera de quien además fue corista. Bajo ese nombre editó dos discos Sueño de vida (2008) y Once (2009).

 

En algún momento de su vida Amarantha —como San Pablo— cayó del caballo y sufrió una revelación —posiblemente de la mano de Santa Violeta Parra— que la llevó hacía el canto campesino y a su propia raíz desde donde entonces ha lanzado —ya como Paula Herrera— dos trabajos: Verde y celeste (2011) y La discreción del caracol (2012).

 

La carrera de Paula ha sido una larga búsqueda para encontrar y encontrarse. Parece ser que encontró el mapa y el camino.

 

Tú empezaste muy "popera", incluso cantando bajo un seudónimo: Amarantha.

 

Esto es parte de una búsqueda: en la vida nadie te indica el camino y yo venía saliendo de la escuela de música con mucha información, con mucho material y me gustaba mucho el pop. Yo nunca le he hecho ascos a un estilo, siento que toda la música es linda. Hay canciones que me enganchan que son muy poperas, y canciones que me enganchan y son muy tradicionales. A mí me encanta el tango, por ejemplo.

 

Creo que en ese minuto de mi vida partí como más ligada al pop y eso es lo que quise hacer y me tiré por esa línea como experimentando y como tratando de encontrarme a mí misma.

 

Tú llegaste a grabar dos discos en ese estilo. Ahora, visto desde la distancia, esos discos ¿los ves tuyos realmente o de alguna manera reniegas de ellos?

 

No, son parte de mi vida. Yo fui así. Los discos son una fotografía. Esos discos son una fotografía de mi pasado. Cuando yo presenté mi primer disco como Amarantha, era una fotografía mía de hace dos años atrás donde comenzó mi búsqueda y donde empecé a experimentar componiendo. Entonces, sí fueron parte mía. Hay una parte mía que le gusta el pop, porque siento que un buen pop es tan valioso como una buena canción folklórica.

 

No reniego de ese pasado pero sí lo siento muy lejano.

 

Llega un punto determinado en qué tú haces un cambio y pasas de este pop a lo que estás haciendo ahora. ¿Cómo se produce este cambio tan radical?

 

Pasó por lo mismo. Me hice un cuestionario a mí misma de cómo estaba siendo yo como persona porque siempre he tenido la inquietud de buscarme a mí misma y me pasó que me hice muchas preguntas: quién soy, de dónde vengo, y a dónde quiero ir, qué es lo que quiero transmitir.

 

Pero llegó sólo, no fue una cosa pensada. No pensé en hacer la primera canción que fue Verde y celeste. De hecho esa canción la hice antes de lanzar mi segundo disco como Amarantha y fue una canción que, de inmediato, fue folclórica, pero la forma en que yo la diagramé rítmicamente tenía mucho de pop, pero es una tonada.

 

Fue como la mixtura perfecta para poder decir quién era y tuve la suerte de encontrarme allí. En Chile todos los músicos hacemos cosas distintas y yo me descubrí en esta diferencia.

 

Había algo en el aire que yo no había tomado en cuenta, que eran mis raíces porque yo soy del campo, soy de Curicó, vengo de una familia muy tradicional. Mi padre era campesino, yo no jugaba en una plaza con una bicicleta, yo iba al río. Entonces, empezaron a venir a mí todos esos recuerdos de estar, por ejemplo, en el campo y escuchar a los evangélicos cantando canciones antiguas con sus guitarras, su armónica, con su acordeón y fluía de mí de una manera muy natural y muy novedosa, en el sentido de que era todo muy fresco a pesar de que era algo muy de raíz.

 

Ese cambio debió ser muy difícil ya no sólo a nivel personal sino incluso a nivel profesional. Se supone que debiste perder muchos de tus fans y tuviste que ganar otros que hasta aquel momento no habían reparado en ti.

 

Fue duro porque son dos públicos totalmente distintos. Pero fue duro más que por los fans, por el atreverte a cambiar: "Ok, me reinvento, retomo mi nombre, soy Paula Herrera y esto es lo que estoy haciendo ahora".

 

Pero hay gente que todavía me sigue desde mis tiempos de Amarantha.

 

Y no te has arrepentido nunca.

 

No, para nada porque siento que cada día soy más yo. Yo siempre hago el paralelo de si la Paula chiquitita de tres o cuatro años se encontrara con la Paula que soy ahora, ¿cómo estaría ella? ¿estaría contenta? Y digo que sí. Porque he tenido caminos extraños, quizás me perdí un poco, pero me estoy encontrando mí misma cada día y eso se refleja en mi música y en mi forma de cantar y en forma de entregar mi palabra.

 

He leído en tu biografía que eres la primera titulada como "Intérprete profesional con mención en canto popular".

 

Chile es un país que tiene 200 años y el arte popular en sí es algo muy nuevo en cuanto a carreras. Y esta carrera existía desde hace 20 años pero no había nadie que la hubiera terminado.

 

Cuando yo salí del colegio mi madre me preguntó: "¿qué quieres estudiar?" Y yo le dije: "mamá, yo quiero ser cantante o actriz". Mi mamá se murió, imagínate una familia huasa —mis hermanos andan a caballo todo el día— que llegara alguien que dijese "voy a ser cantante o actriz" fue terrible. A mí me costó llegar a la música. Al principio intenté ser "normal", intenté seguir el camino como las reglas sociales te lo imponen. Y luego un minuto en el que colapsé, dije "no, yo voy a ser cantante". Entonces cuando llegué a la escuela de música yo tenía sumamente claro que yo no iba a jugar, yo iba a estudiar y a aprender. Nunca fui la más brillante pero sí la más constante.

 

Fue como decirle a mi familia y a mucha gente "esto es en serio", porque hasta hace muy poco e incluso aún, tú dices en Chile "yo soy cantante" y te contestan "ya, pero ¿y qué más?".

 

Hace un año tú te presentas al Festival de Viña del Mar y ganas la Gaviota de Plata con la canción Con el zapatito, con el zapatón. ¿Qué ha representado para ti ganar el festival?

 

El festival de Viña tiene un prestigio bastante grande en Chile. Cuando yo era pequeña toda la familia nos reuníamos alrededor del televisor con una caja de galletas mirando el festival de Viña. Yo tenía 4 o 5 años y veía el festival de Viña. Cuando decían "país: Chile" yo decía "algún día, cuando yo sea grande y ya sea cantante, cuando digan 'país: Chile' van a decir que es mi canción y yo voy a tener una Gaviota".

 

Ganar fue como recordarme que todos los sueños que uno tiene en la vida se cumplen y que uno tiene que ser constante y consecuente y que la carrera del músico —como todas las carreras— no es fácil. En el fondo fue un símbolo, para mí fue como decir "ok, estoy bien, voy haciendo camino, esto está empezando".

 

Paula Herrera en uno de sus conciertos en Europa. © Xavier Pintanel
Paula Herrera en uno de sus conciertos en Europa.
© Xavier Pintanel

 

Ahora estás en Europa. ¿Qué buscas en el viejo continente?

 

Entregar, mostrar lo que está pasando en mi país.

 

Por otra parte yo soy una mezcla de inmigrantes que se fueron de Europa y es un poco como volver a la raíz. Hay que recordar quiénes somos, porque si lo recordamos podemos llegar a dónde queremos llegar.

 

Me gustaría que nos hablaras un poco de tu punto de vista del actual panorama musical en Chile y que nos recomendaras a gente joven que sea interesante.

 

La escena musical chilena está muy viva y tras muchos años de búsqueda hay un sello que es la diversidad de estilos y de libertad musical. Creo que hay proyectos muy interesantes y me gusta la libertad en la que se mueve, por ejemplo, Pablo Ugarte y que ahora va a sacar su segundo disco.

 

Me gusta también Airelavaleria, encuentro que es muy fresca en lo que hace. Te podría mencionar muchos nombres más, por ejemplo Paz Court que ahora está sacando disco nuevo; Celeste Shaw que se dedica más al soul; Javier Barría, aunque su música es más argentina que chilena; también hay un grupo que se llama Galatea donde canta Tere Cabeza.

1 Comentario
#1
edu
sverige
[29/07/2014 20:30]
Vota: +0
si lo llamas..vendra.. llamarlo con tu telepat..så får du en bäkrestelse.mitt i heart..









 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Sufrió un infarto el 9 de agosto

el 28/11/2016

La empresa de management de Luis Eduardo Aute, ha informado mediante comunicado que el estado del trovador "ha mejorado notablemente en las últimas semanas y que se encuentra en una nueva fase de recuperación."

HOY EN PORTADA
Tango en Barcelona y Canción maleva

por Carles Gracia Escarp el 06/12/2016

La canzonista cuyana Sandra Rehder cerró un ciclo de recitales de puro tango que ofreció en el Borne de Barcelona junto a Marcelo Mercadante al bandoneón y Gustavo Battaglia a la guitarra, el trío prepara un nuevo disco (Canción Maleva) bajo un sistema de micromecenazgo que finaliza el 24 de diciembre.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional