Portada > Opinión
Vota: +0

Nits d'Estiu a Calella (NEC) 2015

Névoa: más allá del fado

por Federico Francesch el 11/09/2015 

Teníamos muchas ganas de escuchar a Névoa en la presentación de un nuevo repertorio que nos había anunciado, dedicado, ¡cómo no!, a la música portuguesa, pero en este caso a la de algunos de los cantautores más importantes de aquel país.

Névoa en las «Nits d
Névoa en las «Nits d'Estiu a Calella (NEC)» el 7 de agosto de 2015.
© Federico Francesch

Contaba para ello con un acompañamiento de verdadero lujo, pues además de su inseparable Vicenç Solsona a la guitarra, estaban con ella Ray Ferrer al contrabajo; Jordi Molina a la tenora, todo un acierto; y Ramón Ángel Rey a la batería. Y además el entorno, el Far de Calella —población costera cercana a Barcelona—, un faro junto al mar, era de lo más apropiado para una noche tan prometedora.

 

Inició su concierto con el tema de los años 70 que cantaba Zeca Afonso, Que amor não me engana; al que siguió, Ay!, vida, una melancólica canción de Jorge Fernando, esta vez traducida al catalán. Volvía con Zeca Alfonso en un tema que decía, le ha ido persiguiendo durante muchos años y que ahora había decidido cantar, Maio maduro maio.

 

Entonces llegó uno de los momentos más interesantes cuando Névoa, acompañada únicamente por Ray Ferrer y su contrabajo, ofreció una de las canciones más bonitas de la noche, Cansaço, de Amália Rodrigues. Un tema onírico y delicado, cercano al fado, del que tantas veces habíamos disfrutado en la voz de la cantante, y que aquí, con este acompañamiento tan sutil, brilló intensamente, siendo muy aplaudido por el público.

 

Entonces fue el turno de una canción de Sérgio Godinho, que formaba parte de la banda sonora de una película que iba de gente de mala vida, como el fado a veces, explicaba ella, y que es la Història de la Rita (Balada da Rita), donde nos habla de la atribulada historia de esa mujer. Volvía con Zeca Afonso al que identificaba, cómo no, con Grândola vila morena que, como explicó fue la señal para que comenzara la Revolución de los Claveles. Por su actividad política, explicaba ella, fue encarcelado y en prisión hizo este tema, Paraula rodona (Redondo vocábulo), de letra surrealista y casi incomprensible, que, según Névoa, debió hacer así para poder pasar la censura.

 

Se quedaba sola en el escenario, junto Vicenç Solsona, para interpretar unas cuantas canciones a dúo. Empezó con De mica en mica, de Joan Manuel Serrat, en una personalísima versión en la que supo llevar esa conocidísima canción a su terreno. Luego fue Lágrima, una un fado canción que, como dijo, siempre la acompaña, en todos los conciertos. Una letra de Amália Rodrigues que, como explicó, al final dice: "Si yo supiese que muriendo llorarías por mí, con qué alegría me dejaría matar". Un precioso tema que ella, desde hace mucho tiempo, interioriza e interpreta de forma extraordinaria.

 

Entonces llegó otro de las canciones más conocidas, Um homem na cidade, que cantó Carlos do Carmo en su famoso disco, de mismo nombre, y que en los años 80 fue fundamental, uno de los hitos que, a nuestro parecer, devolvió al fado un protagonismo entre la gente más joven que, con la dictadura portuguesa, de alguna manera había perdido. Un trabajo todo de poemas de Ary do Santos y que, en este caso, hablaba del hombre que se levanta por la mañana para sumarse a la revolución portuguesa. Acababan este bloque a dúo, con un tema de un antiguo grupo portugués, Trovante, que explica lo que significa Ser poeta.

 

Cantó entonces, não so quem eu era, el primer tema de la noche de António Variações, al que ella calificó como el único representante de la movida lisboeta, músico autodidacta, porque en realidad era peluquero. Luego fue el turno de Fausto, un cantautor poco conocido, pero que a ella le gusta mucho; de él interpretó, Porque não me vês, un tema lleno de sensaciones, con cambios de ritmo y fragmentos casi recitados; toda una sorpresa. Seguía con un tema del mismo autor, Porque me olhas assim, dentro de la línea del anterior, que a ella, dijo, la ha perseguido durante años y que ahora canta, después de que lo hicieran muchos otros artistas, entre ellos Cristina Branco o Camamé.

 

Segundo tema de António Variações, Rugas (Arrugas), de los tres que interpretaría, esta vez con el único acertadísimo acompañamiento de Ramón Ángel Rey a la percusión. Una canción que habla del miedo a envejecer, aunque su autor muriera muy joven, a los cuarenta años; con un coro final al que se añadieron los espectadores, de forma catártica, como dijo la propia Névoa. La tercera canción de ese autor era Muda de vida (Cambia de vida), donde propone que si no estás contento con tu vida, piensa que la puedes cambiar.

 

Acababa oficialmente el concierto con Formiga Bossa Nova, un tema que, explicaba, fue compuesto para que lo cantase Amália Rodrigues y que Névoa había traducido para que la entendiésemos todos. Una especie de deconstrucción políticamente incorrecta de la fábula de la cigarra y la hormiga, que nosotros conocíamos en la divertida versión de Adriana Calcanhoto. Nuevamente Névoa supo hacer suya esta irónica canción, en la que contó, otra vez, con los coros de los espectadores.

 

Así, como hemos dicho, acababa su recital que, por la insistencia del público, alargó con un tema más. Todo un regalo su versión de Barco negro, donde se pudieron lucir todos los músicos y especialmente la cantante que nos hizo vibrar a todos con esta última interpretación, dejándonos un excelente gusto de boca para finalizar.

 

Névoa, a la que relacionamos siempre con los fados, nos está demostrando, a aquellos que la seguimos, que aparte de ser una magnifica intérprete de este estilo, cosa que la ha llevado a actuar incluso en Portugal y en las casas de fado de aquel país, ultrapasa este género concreto en sus actuaciones y siempre con un gran acierto. Nos decía al acabar el concierto que tenía una especie de prevención al hacer temas de cantautores portugueses que a ella le gustaban, pero que eran canciones no demasiado conocidas y no sabía cómo reaccionaría el público.

 

Ciertamente si la actuación en el NEC ha de servir de barómetro respecto a la acogida de su nuevo espectáculo, no hay duda de que lo ha vuelto a acertar. Para nosotros una doble alegría: el placer de volver a escuchar a Névoa, esta vez, además, acompañada por unos músicos fantásticos; y el de descubrir temas de autores portugueses que, en muchos casos, nunca habíamos oído antes. Todo un acierto.










 
  

PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Distinción

el 20/11/2016

Silvio Rodríguez recibió el pasado 18 de noviembre el premio Noel Nicola en su segunda edición que otorgan el proyecto para la canción iberoamericana Canto de Todos, el festival de canción de autor BarnaSants y el Instituto Cubano de la Música.

HOY EN PORTADA
VI Edición del festival Otoño en Navarrés

por María Gracia Correa el 30/11/2016

El sábado 3 de Diciembre de 2016 es la fecha en la que se celebrará una nueva edición del festival de canción de autor Otoño en Navarrés, que viene a homenajear un año más  a Joan Baptista Humet. Con este próximo encuentro serán ya seis las convocatorias  en recuerdo del cantautor que, a través de sus canciones, inmortalizó Navarrés (Valencia), el pueblo donde nació y donde reposa. Allí, como cada otoño, la música, las canciones y la figura del artista volverán a estar presentes en la memoria colectiva.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional