Letras de canciones
Vota: +0


Idiomas
 

Traducción automática
       
NOTA IMPORTANTE El uso de traducciones automáticas suele dar resultados inesperados.
 
Aparece en la discografía de

La corte del faraón


En la gran plaza pública de Menfis.


¡Victoria, victoria
para el triunfador,
que a Siria de Menfis
las armas llevó!
¡Victoria, victoria
laureles y honor
y Osiris proteja
al gran Faraón!


Faraón:

Gracias, amado pueblo
los vítores guardad,
hasta que a Menfis llegue
el bravo general.

Coro:

¡Putifar, Putifar!
¡gloria a Putifar!

Faraón:

¡Gloria a Putifar!

Copero de Putifar:

El gran sacerdote
ya viene hacia aquí,
del templo de Isis
dejadle salir.

Coro (arrodillados):

¡Isis, Isis!
¡Diosa, da tu protección
al pueblo de Egipto
y a su Faraón!


(Salida de una comitiva del templo)

Gran sacerdote:

La casta doncella
más pura que el Loto
que a orillas del Nilo
ofrece su flor.
El templo abandona
y espera inocente
del bélico esposo
los besos de amor.

Reina (dirigiéndose a Lota):

Compañera vas a ser
del valiente Putifar,
que triunfante
en cien batallas
ahora a Menfis
va a llegar.

Coro:

¡Putifar, Putifar!
¡gloria a Putifar!

Lota (Ana Belén):

De Tebas soy yo,
en Tebas nací.
La Virgen de Tebas
me llaman a mí.

Coro:

Virgen es,
Virgen es;
cuando en Tebas lo dicen
es que en Tebas lo deben saber.

Lota:

En el templo de Isis
purificada,
por las aguas del Nilo
fresca y bañada.


Gran sacerdote:

Ya veis que la doncella
de pura frente
no le falta nada
absolutamente.


Raquel:

Del noble guerrero
la esposa serás
tu esclava, primero,
plácemes te da.

Coro:

Del noble guerrero
la esposa serás
al pueblo de Egipto
plácemes te da.

Todos:

En el templo de Isis
purificada,
por las aguas del Nilo
fresca y bañada.

Uno:

¡Viva Putifar!

(Suenan las trompetas de las tropas que regresan)

Todos:

Ya de las trompetas
escúchase el son.
Ya llega el caudillo
siempre vencedor.

Gran sacerdote:

¡Ritorna Vincitor!

Todos:

¡Ritorna Vincitor!
¡Victoria, victoria
para el triunfador,
que a Siria de Menfis
las armas llevó!
¡Victoria, victoria
laureles y honor
y Osiris proteja
al gran Faraón!







(aparición de Putifar con su cortejo)

Faraón:

Mis brazos te reciben
valiente Putifar.

Putifar:

¡Salud, oh soberanos,
salud en general!

Todos:

¡Salud, salud
al héroe de la guerra y la virtud!

Reina:

Esposa te concedo
en premio a tu valor
hermosa es la doncella
tesoro de candor.

Putifar:

¡Horror!

Selhá:

¡Horror!

Seti:

¡Horror!

Selhá y Seti:

¡Está para doncellas el señor!

Putifar:

Herido vengo de la campaña
para casarme no estoy
muy bien,
pero lo ordena mi soberana,
y pues lo manda, me casaré.

Gran sacerdote:

Aquí está la doncella

Lota:

¡Señor!

Putifar:

¡Qué hermosa es!
maldita la saeta…

Selhá y Seti:

¡Y adónde darle fue!

Gran sacerdote:

El templo no espera

Faraón:

Al templo sin tardar;
después de que te cases
te voy a coronar…

-- -- --

Secuencia de los ensayos.

Todos:

Ya la ceremonia
terminada está.
Ya tiene señora
el gran Putifar.

Faraón:

Bienvenido,
bien casada,
y que sea para bien.

Reina:

Que los Dioses te concedan
larga luna y mucha miel.


Putifar:

¡Señor!

Lota:

¡Excelsa Reina,
mil gracias!

Reina:

No hay de qué



Gran sacerdote:

Osiris dé a la esposa
lo que haya menester.

Copero:

Señor, marchemos

Faraón:

Marchemos, pues

Todos:

Que los Dioses les concedan
larga luna y mucha miel.

Putifar:

Salve, Lota
salve, Lota, pura y bella
flor galana,
flor galana de mi hogar.
Tú serás la Reina
de mis amores,
mi bien serás.
Salve, Lota, pura y bella
flor galana de mi hogar.

Lota:

Noble esposo, bravo y fuerte,
yo tu esposa fiel seré.
Yo seré la hiedra amante
que tu tronco abrazaré.

Selhá:

¡Señor!

Putifar:

¿Por qué me llamas
en esta situación?

Selhá:

Porque aquí se ha presentado
un negocio de ocasión.






Selhá:

Unos ismaelitas
venden a un hebreo…

Seti:

Tiene buena pinta…

Selhá:

Y además no es feo…

Seti:

Lo dan muy barato…

Selhá:

Y una ganga es…

Putifar:

Pues venga y otro esclavo
tendrá mi mujer.

Tarsicio:

¡José!, ¿dónde está el casto José?

Selhá y Seti:

Éste es el esclavo

Antonio/casto José:

Muy buenas, señores

Lota:

El joven que vimos
en paños menores.

Raquel:

El de la cisterna

Lota:

El mismo, Raquel.

Raquel:

¡Es él!


Lota:

¡Es él!

Ambas:

No hay duda de que es él

Putifar:

Hecho el trato. Me conviene.
Este esclavo es para ti.

Lota:

Gracias mil. Raquel, amiga,
¿por qué otra vez le vi?

Putifar:

¿Cuál es tu nombre?

--

Esclavas llevadla
y con suaves perfumes de Oriente
perfumadla.
Tú, José, con las esclavas.

Antonio/casto José:

¡Qué vergüenza, yo no sé
entre tantas, tú tan casto,
qué te va a pasar, José!

Raquel:

Te aguarda, mi señora
la cámara nupcial,
y a buscarte irá el esposo.

-- -- --

Secuencia de ensayos 2.

Raquel:

La luz de la luna
Se quiebra en el Nilo.
El Ibis sagrado los aires cruzó.
Azul brilla el cielo,
la flor dio su aroma,
la brisa murmura
canciones de amor.




Esclavas y Raquel:

Danzad, Hijas del Nilo
danzad al dulce son
del arpa que acompaña
de amores la canción.

Antonio/casto José:

A tres viudas de Tebas
las quieren penetrar

-- -- --

Fray José:

Tres viudas de Tebas
quieren penetrar…

Mari Pili:

Franca está la puerta,
pueden pasar.

Raquel:

Siempre que en Egipto
casa una doncella,
vienen tres viudas
a explicarle a ella
las obligaciones
que deben tener
en el matrimonio
marido y mujer.

Viudas:

Salud a la doncella
hermosa como el día.
Que Anubis te proteja
y Osiris te bendiga.

-- -- --

Al pasar de soltera a casada
necesitas de preparación;
Óyenos, porque somos viudas
y sabemos nuestra obligación.






Es muy duro
y molesto, yo te lo aseguro,
y muy pronto, y muy pronto lo vas a saber
el derecho, el derecho
el derecho que tiene el marido sobre su mujer.
Al marido después de la boda
nada, nada se debe negar,
pues con él en la casa entre toda,
pero toda su autoridad.
Y aunque llanto,
aunque llanto al principio te cueste
que él te trate,
que él te trate con mucha dureza,
si le sabes seguir la corriente,
pues al fin bajaré la cabeza.

Sé hacendosa,
primorosa,
dale gusto
siempre cariñosa.
Muévete
para que
lo que pida
dispuesto ya esté.
Cuídalo,
mímalo,
no le digas a nada
que no…


Y con estas ligeras nociones
de moral que te damos aquí,
tú verás cómo te las compones
para hacer a tu hermoso feliz.

Todas:

Sé hacendosa,
primorosa,
dale gusto
siempre cariñosa.
Muévete
para que
lo que pida
dispuesto ya esté.
Cuídalo,
mímalo,
no le digas a nada
que no…

Lota:

¿No?




Viudas:

No

--- --- ---

Actuación del Fray José:

Fray José:

Yo soy el casto, yo soy el casto,
yo soy el casto, casto José.
Pastor he sido y entre rebaños
desde pequeño pastoreé.

Lota:

¿Y en la montaña como en el prado
no turbó nunca tu soledad
ni un pensamiento de enamorado
que te dijera debes amar?

Casto José:

Yo tocaba la flauta
y el caramillo
y a mi lado triscaban
los cabritillos.
No pensaba en amores
por ser pecado
y, además, porque estaba
muy ocupado
en que no se me fuera
ni un corderito
y no se me perdiera
el pobrecito.

Lota:

¡Qué inocencia tan hermosa!
no se encuentra un hombre así.
Un mancebo tan honesto
yo quisiera para mí.

Casto José:

¿Para ti?

Lota:

Para mí.
Porque yo como tú soy así.
Ven, José
ven acá
qué es amor
yo te voy a explicar.


Porque creo
que el amor debe ser cosa rica.
¡Ay, hebreo!
debe ser un bichito que pica.
Un bichito que da un hormigueo
sin saber en el sitio en que está
y que enciende en el alma un deseo
que fatigas de muerte nos da.

Casto José:

Yo no sé
qué será,
de estas cosas
estoy en la "a".
Por favor,
sí, señor,
no te acerques
porque hace calor.

Lota:

Déjame que te diga dulces palabras
déjame que te ciña con dulces lazos.
Déjame que en tus ojos mire
y de amor la cadena formen mis brazos.

Casto José:

Déjame, por Osiris, porque me azoras.
Déjame por Ibis y por Anubis.
El amor que me pides en vano imploras.
Déjame y no me hagas entrar por Uvis.

Lota:

Ven José
Quiero yo.

Casto José:

No cojas la capa,
que no.

Lota:

Ven, José,
ven acá,
que la flor misteriosa del Loto
para ti será.




Casto José:

Quítate,
déjame,
no me cojas la capa,
otra vez.

Lota:

¡Pepito!

Casto José:

¡Chitito!
déjame, déjame, déjame.

Lota:

¿Por qué?

Casto José:

Porque yo soy el casto, yo soy el casto,
yo soy el casto, casto José.

--- --- ---


Única escena musical en la que no aparece Ana

--- --- ---


El Babilonio

Lota:

Una canción babilónica
voy a cantar.

Coro:

Toda la grey faraónica
te va a escuchar.

Lota:

Son las mujeres de Babilonia
las más ardientes que el amor crea,
tienen el alma samaritana
son por su fuego de Galilea.
Cuando suspiran voluptuosas
el babilonio muere de amor,
y cuando cantan ponen sus besos
en cada nota de su canción.

Ay ba… ay ba…
ay, babilonio que marea.
Ay va… ay va…
ay vámonos pronto a Judea.


Todos:

Ay va… ay va…

Lota (suspirando):

¡Ay!
vámonos allá.


Como las hembras de Babilonia
no hay otras hembras tan incitantes;
Arde en sus ojos de amor la llama,
buscan sus labios besos amantes;
Como palmeras que el viento agita,
doblan y danzan sus cuerpos bellos
dando en sus giros al aire ardiente
la negra seda de sus cabellos.

--- --- ---

Última escena en el templo de Menfis

Reina:

Para juzgar
y sentenciar
quiero saber
lo que pasó;
Precisa pues
reproducir
lo que en tu estancia
sucedió.

Lota:

Yo estaba muy triste
y llorosa estaba,
porque sin saberlo
algo me faltaba.

Casto José:

Yo entré a distraerla
y ella me miró,
yo bajé los ojos
y ella se acercó.





Reina:

Y al tener
junto a ti
a una hermosa
mirándote así,
sentiste un no sé qué,
tan dulce sensación

que hiciste con los brazos
lo mismo que yo.

Casto José:

¡Ay, señora,
no, señora,
qué manera de apretar!
pues, señor, aquí con todas
como la de Putifar.

Lota:

Me parece, gran señora,
que esto va a acabar muy mal.

Reina:

Es que si no me entero bien
no puedo sentenciar.

Lota:

Comprendo ya vuestro interés,
pero eso es abusar .

Casto José:

Me estoy temiendo yo de aquí
me ocurra algún percance a mí
y que mi decantada castidad
se perderá.

Reina:

Ven aquí, quiero yo.

Lota:

No desdeñes mi amor.

Reina:

Soy la Reina y yo mando.



Lota:

Pero él es mi esclavo…

Casto José:

Por Dios,
si no quise con una,
¿cómo de atreverme con dos?


Ambas:

Ven aquí. Mírame,
no te sientas tan casto, José.
mis brazos te darán…

Él:

Al fin conseguirán…

Ambas:

Caricias y calor

Él:

Que muera de rubor

Ambas:

Ven junto a mí

Él:

Pobre de mí

Ambas:

Las dos así

Él:

Las dos aquí

Ambas:

Gocemos de mí…

Él:

Al fin me sacan el color.




Ambas:

Eterno amor,
Un eterno amor

Él:

Es un horror

Ambas:

Podemos disfrutar…


Él:

Yo creo que no salgo bien…


Mi bien, que es el mayor placer…

Él:

Con eso del amor…

(1910)










 
  

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Distinción

el 20/11/2016

Silvio Rodríguez recibió el pasado 18 de noviembre el premio Noel Nicola en su segunda edición que otorgan el proyecto para la canción iberoamericana Canto de Todos, el festival de canción de autor BarnaSants y el Instituto Cubano de la Música.

HOY EN PORTADA
VI Edición del festival Otoño en Navarrés

por María Gracia Correa el 30/11/2016

El sábado 3 de Diciembre de 2016 es la fecha en la que se celebrará una nueva edición del festival de canción de autor Otoño en Navarrés, que viene a homenajear un año más  a Joan Baptista Humet. Con este próximo encuentro serán ya seis las convocatorias  en recuerdo del cantautor que, a través de sus canciones, inmortalizó Navarrés (Valencia), el pueblo donde nació y donde reposa. Allí, como cada otoño, la música, las canciones y la figura del artista volverán a estar presentes en la memoria colectiva.

 



© 2016 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

  

 

Acceso profesional