CALATAMBO ALBARRACÍN


Sumario
Trovapedia
Canciones compuestas por
Calatambo Albarracín
Cancioneros con canciones
de Calatambo Albarracín

Calatambo Albarracín es uno de los primeros compositores y divulgadores de música folclórica identificados con el norte chileno. Es autor de “El cachimbo de Tarapacá”, de la cueca “Caliche” y del “Trote tarapaqueño” entre otras canciones, y ha recopilado piezas de gran valor para el repertorio chileno como “El huachitorito”. Con una experiencia de más de seis décadas dedicadas a la creación y la investigación se ha vuelto abanderado de un género propio, el de las cuecas calicheras, y un símbolo de la música pampina. En 2012 obtuvo la investidura de Figura Fundamental de la Música Chilena, otorgada por la Sociedad Chilena del Derecho de Autor.

De acuerdo con el Diccionario de voces del norte de Chile (1978), de Mario Bahamonde Silva, Calatambo es el nombre de un paraje interior en la quebrada de Pisagua, en la Región de Tarapacá: un valle de terrenos de cultivo y riego donde se encuentra la aldea de Camiña. Por ese nombre es conocido este músico, cuyo verdadero nombre es Freddy Albarracín Iribarren. Con un abuelo boliviano y una abuela argentina, nació el 21 de septiembre de 1924 en la oficina salitrera La Palma, como uno más de diez hermanos, y en ese Norte Grande se crió en estrecho vínculo con los mineros del salitre.

Además de su zona natal, también se dejó sentir en su creación la influencia de su padrastro, hijo de peruanos, y el proceso de integración cultural del norte al resto del país que Calatambo Albarracín recuerda haber presenciado. “A nosotros nos criaron con una chilenidad tremenda. La música del norte era la música del nuevo chileno, el que nació después de la Guerra del Pacífico. Todo eso era desierto y llegó todo tipo de gente del sur que se mezcló con la del interior. Así se formaron las nuevas generaciones chilenas con nuevas costumbres. Me acuerdo que se comía cazuela, empanadas, pantrucas y mote con huesillo”.

Playa de Cavancha y fiesta de La Tirana
Albarracín comenzó a componer a los dieciséis años. Empezó al modo de los célebres cantantes mexicanos de boleros de la época, como Pedro Vargas y Tito Guízar, y luego hizo música para dar a conocer su tierra y los dichos de la gente. Cuando en las salitreras imperaban el foxtrot y otros ritmos gringos, la música argentina y las estudiantinas, él aportó al desarrollo cultural del Norte Grande con sus cuecas calicheras. Y los títulos de su canciones están poblados de alusiones al mismo paisaje: “Alma, amor en Cavancha”, “Ay, Iquique”, “Camanchaca”, “Carnaval de La Husquina”, “Cueca de San Lorenzo”, “India Triste”, “Meyenka”, “Mañana me voy pa’l norte”, “Tamboril en La Tirana”, “Trote del burrito”.

Una de sus obras importantes es “Navidad del desierto”, trabajo con cuarenta niños y jóvenes basado en 22 villancicos, para el que recuerda haber reunido a cantores de diversas comunidades. “Llegaron grupos de la precordillera, yo les decía las campesinas del desierto porque son las que siembran en las quebradas del norte, esas paisanas que andan con un atado de leña al hombro y no usan sombrero sino que una chupalla de paja”, recuerda. “Después llegaron las cordilleranas, las aymarás, que crían llamas, siembran quínoa y preparan las papas y las secan, y aparecían los pampinos, los mineros”.

La aludida política de “chilenizar” la región por medio de la música dejaba sus huellas. El huayno fue llamado trote, fue incorporado el cachimbo como danza tradicional, los “chinos” de Andacollo fueron llevados a la fiesta de La Tirana, fue establecida la cueca nortina y, mediante un decreto de 1912, fue sustituida la celebración de las fiestas patrias bolivianas por la de la Virgen del Carmen. La diablada, de origen orureño, fue incorporada a La Tirana en 1957, y el mismo rumbo siguieron danzas como los zambos caporales para acercar a los chilenos venidos del sur, hombres que en las fiestas del dieciocho de septiembre tocaban cuecas campesinas con valses peruanos e instrumentos de viento.

En este contexto, Albarracín es categórico en señalar que él aporta al desarrollo de la música pampina y no andina. “La música pampina está en el acordeón que llevaron los sureños, el arpa y la guitarra”, ha dicho. “La gente del interior también tenía sus costumbres, andaban con su zampoña, pusa le llamaban allá, y con sus quenas, bailaban sus danzas típicas, mientras que el chileno iba a bailar cueca. En mis tiempos al ñato lo miraban en menos porque decían que era boliviano”. El autor recuerda que debió luchar con los nortinos para hacer su música. “Cuando empecé a cantar al pueblo de La Tirana no les gustaba que sacara las cosas de allá. (Otros) Decían que en el norte no había música y nadie hablaba del pampino ni de las salitreras. Yo empecé a traer la música de la cordillera, de los carnavales”.

Esa cueca calichera
“Antes era el paria, y ahora hasta me dieron un premio y querían declararme un montón de cosas”, concluye. En efecto, según el propio músico refiere en el libro Folkloristas chilenos (2004), de Nano Acevedo, fue a comienzos de los los ’50 cuando Calatambo Albarracín llegó a Santiago y empezó a divulgar en la capital ritmos e instrumentos nortinos como zampoñas, pusas, sikus, quenas, sikuris y lichiguayas, además de ganar mayores reconocimientos. Con su conjunto, Los Calicheros de Sierra Pampa, actuó en el Teatro Ópera, sede del histórico espectáculo nocturno “Bim Bam Bum”, y grabó discos con cachimbos, trotes, cuecas y ritmos de La Tirana como parte de una carrera que incluye diversos escenarios y festivales folclóricos nacionales.

En noviembre de 1998, a los setenta años, en una gala en el Teatro Municipal, Calatambo Albarracín recibió el premio otorgado cada año por el Sindicato de Folkloristas y Guitarristas de Chile. Y su canción más popular es la cueca “Caliche”, grabada además por el conjunto Cuncumén en su LP El folklore de Chile Vol. IX (1962), el cantante Ángel Parra en su disco Pisagua (1975), testimonio musical de su encarcelamiento político en 1974 o el charanguista Héctor Soto.

También según el Diccionario de voces del norte de Chile, de Bahamonde Silva, el caliche es el mineral del que se extrae el salitre, tal como la música de Calatambo Albarracín ha sido materia prima para el mayor conocimiento de la música pampina en Chile. Con su investidura de Figura Fundamental de la Música Chilena, se unió a personalidades que van desde José Goles, Luis Aguirre Pinto y Francisco Flores del Campo, los primeros compositores en recibirla, hasta nombres de la canción popular como Palmenia Pizarro, Germaín de la Fuente y Buddy Richard.

 El contenido de este artículo ha sido extraído de MusicaPopular.cl bajo licencia Creative Commons.

 










 
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Testimonio

el 12/07/2018

La sonrisa de Víctor Jara, imborrable en mi memoria, quedó atrás. La fila india de prisioneros —manos en la nuca— siguió su marcha.

HOY EN PORTADA
Festival Grec 2018

por Carles Gracia Escarp el 18/07/2018

Coetus presentó su tercer disco de estudio: De banda a banda (Satélite K, 2018) en la Sala Apolo de Barcelona, en el marco del Festival Grec 2018.

 



© 2018 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

   

 

Acceso profesional