CHABUCA GRANDA



María Isabel Granda y Larco, conocida artísticamente como Chabuca Granda (Las Cotabambas Aurarias, distrito de Progreso, Apurímac; 3 de septiembre de 1920- Miami, Florida, 8 de marzo de 1983), fue una letrista, cantautora y folclorista peruana. Compuso y escribió un gran número de canciones de música criolla y afroperuana, así como poesías y guiones teatrales y cinematográficos.

Fecha de nacimiento:
03 de septiembre de 1920
Fecha de fallecimiento:
08 de marzo de 1983

Sumario
La página principal de
Chabuca Granda
Cancionero
Discografía
Discografía cronológica
ascendente
Discografía cronológica
descendente
Canciones compuestas por
Chabuca Granda
Cancioneros con canciones
de Chabuca Granda
Trovapedia
Escúchalo en Apple Music


Consiguió fama a nivel internacional gracias a temas como «La flor de la canela», «José Antonio», «El puente de los suspiros», «Cardo o ceniza» y «Fina estampa». Durante tres décadas de vida artística atravesó diferentes etapas de inspiración musical, yendo desde las composiciones evocadoras de una Lima señorial y sus personajes típicos, pasando por canciones de compromiso social, hasta la influencia afroperuana en sus composiciones. Trabajó al lado de reconocidos músicos peruanos, como los guitarristas Óscar Avilés, Lucho González y Félix Casaverde, y los cajonistas Carlos «Caitro» Soto y Eusebio Sirio «Pititi». Realizó diversas giras por muchas capitales de Iberoamérica, permaneciendo largas temporadas en Buenos Aires, México D.F. y Madrid.

Ha influenciado a diversos artistas peruanos como Susana Baca, Eva Ayllón, Gian Marco y Juan Diego Flórez, entre otros, y sus canciones han sido versionadas por importantes intérpretes internacionales como María Dolores Pradera, Caetano Veloso, Joaquín Sabina, Julio Iglesias, y muchos más.

En 2017 su obra musical fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación y en 2019 el gobierno peruano le concedió a título póstumo la máxima condecoración nacional, la Orden El Sol del Perú.


Biografía



María Isabel Granda y Larco nació el 3 de septiembre de 1920, en el asentamiento minero Las Cotabambas Aurarias (hoy parte de la Mina Las Bambas) en el actual distrito de Progreso en la provincia de Grau, departamento de Apurímac en Perú. Sus padres fueron el ingeniero de minas Eduardo Antonio Granda y San Bartolomé, hijo del matemático y educador peruano José Granda Esquivel, e Isabel Susana Larco Ferrari, perteneciente a la familia Larco.

En 1923 la familia se trasladó a Lima. Fue bautizada en la Iglesia de los Huérfanos. Realizó sus estudios en el Colegio Sagrados Corazones Belén. Parte de su niñez, hasta los doce años, lo transcurrió en un rancho en la Bajada de los Baños en el distrito de Barranco.

Cantante amateur


Comenzó a cantar a los 12 años de edad, y debido a su voz de soprano, integró el coro de su colegio; además, fue nombrada vicepresidenta de la Asociación de Canto del mismo. Culminados sus estudios escolares, siguió cursos libres en el Instituto Femenino de Estudios Superiores, de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

En 1937 integró de forma amateur el Dúo Luz y Sombra, al lado de Pilar Mujica Álvarez-Calderón, interpretando música mexicana de Guty Cárdenas, que se presentó en espacios musicales de Radio Miraflores y Radio Nacional, y en el auditorio del Teatro La Cabaña. También formó en 1940 un trío junto con las hermanas Martha y Rosario Gibson. Por esos años trabajó como secretaria, pero sin dejar nunca su afición por la música. También ingresó a la Asociación de Artistas Aficionados, en la cual practicó teatro y ópera.

En 1942, se casó en Lima con el militar brasileño Enrique Demetrio Fuller da Costa, con quien tuvo tres hijos: Eduardo Enrique, Teresa María Isabel y Carlos Enrique Fuller Granda. Chabuca no obtuvo el apoyo de su marido para continuar con su carrera musical por lo que su vida matrimonial fue breve, y terminó en divorcio en 1952, todo un escándalo para la sociedad limeña de la época. Tras ello, con casi 30 años, empezó a componer sus propias canciones. Su vida artística atravesó por tres etapas musicales: una primera etapa con la evocación de una Lima antigua y tradicional como inspiración, pasando por una etapa de compromiso con la canción de temática social, hasta finalizar por una última etapa de influencia y rescate la música afroperuana.

Primera etapa: Lima antigua como inspiración


Mientras trabajaba de dependienta en una botica francesa del Jirón de la Unión, incursionó en la composición de valses criollos. En 1948 ganó un concurso organizado por la Municipalidad del Rímac con su tema «Lima de veras». En esta primera etapa musical su fuente de inspiración fue la ciudad de Lima de principios del . Su primera composición confirma esta tendencia que se materializará en personajes tradicionales, distinguidos y de clases altas como «Fina estampa», tema dedicado a su padre, «José Antonio», inspirado en el criador de caballos de paso José Antonio de Lavalle y García, y «Señora y dueña» canción compuesta a su amiga y madrina de su tercer hijo, Mocha Graña.

En esta década musical dio a conocer dos nuevos valses, «Zaguán» y «Callecita escondida», y la marinera «Tun, tun... abre la puerta». Este primer período de su producción creativa fue netamente evocativo y pintoresco, con temas como «Gracia», dedicado a su madre, y «Ha de llegar mi dueño», ambas composiciones popularizadas por el trío Los Troveros Criollos; «El puente de los suspiros» popularizado por el trío Los Morochucos; y «Zeñó Manué», entre otros.

En 1950, Chabuca compuso la canción «La flor de la canela» en honor a Victoria Angulo, una lavandera afroperuana, y donde también refleja la imagen de una Lima antigua, bucólica y señorial. Es la ciudad que ella conoció a través de su padre, la del barrio de Barranco, de grandes casonas afrancesadas, con inmensos portales y jardines de invierno. Su fama como compositora alcanzó en 1954 nivel nacional, cuando el conjunto Los Chamas grabó «La flor de la canela». Esta composición traspasó incluso las fronteras nacionales, hasta convertirse en una de las canciones más representativas de la música peruana.

Fumadora empedernida, fue aquejada de una enfermedad que afectaba a su laringe. Viajó a Alemania en 1956 para tratarse y en 1958 se trasladó a Estados Unidos para someterse a una operación en la glándula tiroides en la que le provocaron una lesión en el nervio laríngeo que hizo que cambiara su registro de soprano a contralto al hacerse su voz más grave. Ya recuperada, se propuso interpretar sus propias canciones. Junto a un estilo en el que combinaba el cantar conversado con un acompañamiento musical estilizado, le ayudó a conseguir su fama internacional llegando a presentarse en varios países de Europa.

La misma compositora cimentó su fama con un álbum llamado Lo mejor de Chabuca Granda. Este disco editado en 1961 y producido por Chabuca reunió a sus intérpretes favoritos: Los Cinco, Los Troveros Criollos, Los Chamas y Jesús Vásquez. A la calidad de los temas y las virtuosas interpretaciones, se sumó una calidad de sonido nunca alcanzada hasta entonces, por lo cual es considerado como uno de los mejores discos en la historia de la música criolla peruana. Así mismo, al año siguiente publicó su primer álbum donde cantaba, Dialogando..., donde formó dúo con el guitarrista Óscar Avilés.

Segunda etapa: Canción social


En la década de 1960, a rebufo de la Revolución Cubana, la música latinoamericana vivió su propia revolución. Chabuca se vio inspirada en ritmos nuevos y encontró inspiración en los cambios sociales y en la juventud que luchaba por ello. En esta etapa escribió «Bello durmiente», una canción donde manifiesta su amor por el Perú y que de forma sutil crítica el segundo gobierno de Manuel Prado y Ugarteche. Además compuso un ciclo de canciones dedicadas a jóvenes revolucionarios, como «No lloraba… sonreía» y «Si fuera cierto», donde recuerda a la folklorista y cantante chilena Violeta Parra, particularmente «Cardo o ceniza», donde poetiza la tormentosa relación amorosa que mantuvo Parra con el músico suizo Gilbert Favre y que fue una de las causas del suicido en 1967 de la chilena, y diversas composiciones, como «Las flores buenas de Javier», «El fusil del poeta es una rosa», «Silencio para ser cantado», o «Una canoa en Puerto Maldonado», en memoria a Javier Heraud, poeta y revolucionario peruano miembro del Ejército de Liberación Nacional, fallecido en una escaramuza con las fuerzas armadas peruanas en 1963.

También dedicó algunas canciones al Gobierno revolucionario de la Fuerza Armada, tanto de alabanza como de crítica, como «Paso de vencedores» y «El surco»; aunque no se definía como una persona de izquierdas, a pesar de contar con muchas amistades de esta tendencia política y amigos escritores progresistas, como César Calvo, Antonio Cisneros, Manuel Scorza, Juan Gonzalo Rose, Arturo Corcuera, entre otros, sino más bien conservadora y nacionalista.

Según evolucionaba su capacidad vocal y su curiosidad, Chabuca quebrantó incluso las estructuras de la poesía y el ritmo convencionales del vals peruano y sus melodías, llevándolo a unos ritmos cercanos al jazz y la bossa nova. Su producción también revela una estrecha relación entre letra y melodía, que fue variando con el tiempo hacia una tendencia poética cada vez más sintética, y a esa evasión de las rimas, consonancias y métricas dadas. En esta nueva etapa musical fue clave el guitarrista Lucho González, quien proporcionó nuevos sonidos a la producción de Chabuca.

La voz y composiciones de Chabuca empezaron a ser reconocidas internacionalmente. En 1965, acompañada de Óscar Avilés, participó en la VI edición del Festival de Viña en Chile. En el Perú su fama le hizo incursionar en el mundo publicitario como reclamo comercial. En 1967 participó en una campaña publicitaria de Ron Cartavio.

Tercera etapa: Música afroperuana


Chabuca Granda, nacida en el seno de una familia burguesa, supo encontrar en la música popular el estilo que la caracterizaría. Componía utilizando una guitarra, algunas veces simplemente silbando las melodías, que luego eran trasladadas al pentagrama por alguno de los arreglistas con los que trabajó. En esta etapa musical que se inicia en la década de 1970, Chabuca se aproximó a la música afroperuana que, a pesar de haber estado presente en el país desde la época virreinal debido al comercio de esclavos, había sido denostada por razones sociales.

Chabuca Granda interpretó un repertorio ligado al renacimiento de lo afroperuano, redescubriendo ritmos como la marinera, el festejo, la zamacueca y el landó, e introduciendo instrumentos como el cajón peruano y el zapateo. Para ello, contó con el apoyo y maestría de los Santa Cruz y los Vásquez, ambas reconocidas familias custodias del legado afroperuano y que han alumbrado importantes artistas como Victoria y Nicomedes Santa Cruz, o Porfirio Vásquez y su saga. Así mismo, se acompañó de músicos de este género musical, como Félix Casaverde, Caitro Soto, Eusebio Sirio "Pititi" y Álvaro Lagos. En esta etapa compuso temas como «Coplas a Fray Martín», en referencia al santo dominico y mulato fray Martín de Porres.

Se vinculó a la asociación cultural musical Perú Negro, fundada en 1969 por Ronaldo Campos. En octubre de 1969 ganaron el Gran Premio en el Festival Hispanoamericano de la Danza y la Canción en el Luna Park de Buenos Aires, Argentina, gracias al programa Y la Tierra se hizo nuestra creado por el poeta César Calvo, con la colaboración de Guillermo Thorndike y Chabuca. En 1971 Chabuca y Perú Negro viajaron a México para participar en el Festival Internacional de la Danza. Fue el inicio de una serie de giras por Iberoamérica, en las cuales no solo realizaba conciertos, sino que también participó en festivales y espectáculos. En 1977 apareció en el estreno del programa español 300 millones como representante de la música hispanoamericana. Al año siguiente fue invitada a participar en el XIX Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, esta vez como parte del jurado internacional. Sus continuos viajes y labor social le hizo ampliar su audiencia. Chabuca sentía un cariño especial por Argentina; por ocasión de la Guerra de las Malvinas compuso «Argentina agredida».

En el escenario peruano, además de a Perú Negro, Chabuca amadrinó a dos jóvenes cantantes afroperuanas: Susana Baca y Eva Ayllón. En 1979 inauguró su café concert Zeñó Manué en la galería La Aldea en el distrito limeño de Miraflores. Allí presentó espectáculos tales como Cada canción con su razón, en el que narraba el porqué de sus composiciones, además del álbum Tarimba Negra.... A principios de la década de 1980 participó, junto a otros artistas internacionales, en una campaña publicitaria para la aerolínea AeroPerú.

A pesar de revitalizar el género criollo, tuvo detractores que la acusaban de desnaturalizar el vals peruano y no gozó de popularidad por una parte de la crítica musical en su país natal. Pero los especialistas, como la musicóloga y folklorista Chalena Vázquez, coinciden en el gran aporte de Chabuca a la música peruana.

El poeta César Calvo dijo de ella:

Musicalmente ella es un genio de nacimiento.

Mercedes Sosa, quien entabló amistad con Chabuca tras conocerse en 1982, dijo de sus canciones:

Son realmente maravillosas las canciones de Chabuca. Su música fue muy importante para los músicos de América Latina.

Enfermedad y fallecimiento


El 16 de agosto de 1980 sufrió su primer infarto estando en un show con 15 mil espectadores en Bogotá. En 1982 llegó el segundo estando en Lima. Todavía se hallaba abocada a diversos proyectos musicales, cuando un tercer infarto hizo que sus médicos le aconsejaran un traslado al Florida Medical Center de Fort Lauderdale en Estados Unidos para someterla a una operación a corazón abierto el 2 de marzo de 1983. Chabuca Granda falleció debido a complicaciones del posoperatorio en la madrugada del 8 de marzo de 1983, dejando más de cuatrocientas canciones compuestas, de las cuales registró solo 150, además de decenas de temas inéditos. La noticia de su muerte tuvo resonancia no solo en el mundo de la música y la cultura; se enviaron notas de pésame desde distintos países latinoamericanos, destacando la remitida por Alejandro Orfila, secretario general de la OEA.

Sus restos fueron trasladados a Perú el 12 de marzo; al día siguiente un cortejo fúnebre, integrado por artistas peruanos y argentinos, y miles de admiradores, partió desde el Convento de los Descalzos y atravesó diversos lugares del centro de Lima, como la Alameda de Los Descalzos y la Plaza de Armas, donde el presidente Fernando Belaúnde presentó sus respetos y el alcalde Eduardo Orrego entregó las llaves de la ciudad a sus herederos; finalmente fue enterrada en el Cementerio El Ángel.


 El contenido de este artículo ha sido extraído total o parcialmente de la Wikipedia bajo licencia Creative Commons.

 

17 Comentarios
#17
Marino
Perú
[25/09/2018 22:40]
Vota: +0
"Engañada" es un vals de Abelardo TAKAHASHI Núñez, no "Tamagushi", por favor...
#16
Jorge
Perú
[19/09/2017 19:52]
Vota: +2
Muchas gracias por difundir la música de la canta autora peruana Chabuca Granda blog.derrama.org.pe
#15
José Cruz de María
Mexico
[09/06/2017 23:35]
Vota: +0
No creas que porque te alejas te voy a olvidar es un vals peruano de Luis Abelardo Tamagushi Nuñes, esta canción se llama "Engañada" y No es de Chabuca Granda.. Para Carlos García de Cuba.
#14
TULIO
PERU
[14/11/2016 00:21]
Vota: +6
GABRIEL LA CANCIÓN SE LLAMA LA FLOR DE LA CANELA
#13
Carlos García
Cuba
[06/11/2015 03:00]
Vota: +6
He oido una canción que se le atribuye a Chabuca Granda que dice en una parte de la melodia "No creas que porque te alejas te voy a olvidar, tendré que buscar otro amor pero que sepa amar " ... Es realmente de Chabuca?, en Caso contrario de quien es y como se llama? Gracias a quien me pueda responder
#12
Equipo de Redacción
CANCIONEROS.COM
[18/08/2015 01:08]
Vota: +3
La canción a al que se refiere Gabriel es "Limeña" de Augusto Polo Campos.
COMENTARIO MEJOR VALORADO
#11
GABRIEL
MEXICO
[17/08/2015 22:00]
Vota: +10
EN UNA PELÍCULA MEXICANA ESCUCHE CANTAR A CHABUCA GRANDA UNA CANCIÓN MUY BELLA QUE EN UNA DE SUS ESTROFAS DICE MAS O MENOS: "MAGNOLIA QUE SE HA ESCAPADO DE LA ALAMEDA, PAÑUELO QUE VUELA AL CIELO PERFUMADO DE JAZMÍN". ¿ALGUIEN ME PODRÁ DECIR EL NOMBRE DE ESA MELODÍA?
#10
Jean Marco
peru
[05/07/2015 01:24]
Vota: +4
buen trabajo per es todo un problema en wikipedia
1 2 3









 
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM
 
Más nuevoMás leídoMás votado
PUBLICIDAD

 

HOY DESTACAMOS
Novedad discográfica

el 08/04/2021

Pecata Beata (Microscopi, 2021) es el tercer álbum como compositora, productora, cantante y clarinetista Carola Ortiz. En este nuevo trabajo la artista catalana musica poemas de Montserrat Abelló, Mercè Rodoreda, Víctor Català y Anna Gual, entre otras escritoras, para celebrar, a través de sus versos, el universo femenino de sus orígenes.

HOY EN PORTADA
26 Festival BarnaSants 2021

por Xavier Pintanel el 27/03/2021

Maria del Mar Bonet y Borja Penalba presentaron su primer disco conjunto el pasado 31 de enero en el Teatre Joventut de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), en el marco del BarnaSants, un festival que en su intención de ser "confederal" también ha programado este concierto en Palma (Mallorca), València, Balaguer y Castelldefels.

PUBLICIDAD

 

 



© 2021 CANCIONEROS.COM