Portada > Opinión
Vota: +0

La Murga de autor

Gerardo Dorado «El Alemán», o la honestidad poética como bandera resistente

por Leandro Piragini el 11/09/2020 

Nacido y formado como persona en el barrio montevideano de Peñarol, en el cual se reconocen a las familias que allí viven por su "origen nacional" (en esta calle los italianos, en aquella los alemanes, etc., entre todas las colectividades allí convivientes), Gerardo Dorado Dietrich (18 de febrero de 1982) está dispuesto a salir hoy a escena, por segunda vez en su carrera solista, a las tablas del Teatro Solís de Montevideo, escenario principal de la República Oriental del Uruguay.

Gerardo Dorado «El Alemán». © Mauricio Rodríguez
Gerardo Dorado «El Alemán».
© Mauricio Rodríguez
Autores relacionados

 

Simpatizante futbolístico del Sudamérica, equipo que milita en la segunda división del fútbol oriental donde jugó siendo un niño adolescente, e hincha ferviente de "la celeste" del maestro Tavárez (entrenador de la selección absoluta), a quien le escribió la bellísima canción Maestro, publicada en su tercer CD.

 

Como artista, Gerardo reivindica fundamentalmente la honestidad intelectual con la que defiende que hay que pararse frente al público, dejando unas cuantas cosas claras que dejen constancia firme acerca del lugar desde que se las expresa. "Es necesario decir claramente desde dónde se habla. Lo que uno dice, lo que uno apoya, la manera en que das los temas en una clase, siempre tiene un mensaje subjetivo. Por lo tanto, creo que uno debe asumir esa realidad con sinceridad, y dejar claro el lugar desde el cual uno se expresa".

 

"El engaño casi siempre empieza cuando yo te digo que soy una cosa, y después te estoy demostrando otra distinta. Entonces, me parece que lo mejor que se puede hacer, en cualquier profesión que tenga que ver con la comunicación, es decir desde dónde se habla. Y después, hablar todo lo que tengas para decir".

 

"Los años que antecedieron a mi carrera solista, desde que entré con 15 en la murga, después de haber pasado cinco años por la música tropical, me permitieron conocer cómo funcionan algunas cuantas cosas, en diferentes medidas. Todo lo que yo empecé a sentir, y después quise decir, a nivel político lo aprendí con la murga. Subiendo a los tablados, conociendo y cantando en los barrios… A pesar de que tenía discusiones políticas en mi casa, o cuando comencé el Liceo, y ahí empecé a formar mi propia opinión, no la tuve tan clara hasta que no me subí arriba de un escenario, y cantar lo que cantaba con la murga".

 

En cuanto a sus inquietudes artísticas y musicales, el músico y cantor asegura que "siempre estuvieron presentes en mi vida", aunque reconoce no haber tenido "la posibilidad de que me llevaran a hacer estudios musicales a alguna escuela artística, que me permitiera estudiar desde gurí (chaval/pibe) algún instrumento. Además, la visión de la educación de entonces no atendía a la diversidad de capacidades e inteligencia que tenemos los niños y niñas para desarrollarnos mejor. Pero cuando volvía al barrio, lo artístico estaba siempre presente. Yo siempre estuve atento a crear cosas que estuviesen relacionadas con el canto, o con la música, aunque sin haber adquirido las herramientas que te brinda una formación musical adecuada, que sí te puede ofrecer una academia".

 

"Después con los años, me vinculé a la murga ya con quince años, y ahí tuve la oportunidad de tener relación con profesores de piano, de guitarra de teoría y solfeo, y me di cuenta que eso era lo que necesitaba para poder dedicarme con mayor grado de responsabilidad, respeto y profesionalidad posible a la música. Aun así, pienso que el camino recorrido no merece arrepentimientos. A mí me gusta todo lo que me sucedió: me gusta haber nacido en el barrio que nací, haber tenido las condiciones que tuve, y me gusta también haberme dado cuenta de grande de esa necesidad de adquirir esa mecánica y gimnasia con el instrumento".

 

Acerca de los contextos musicales que lo rodearon desde niño, Gerardo reconoce diferentes estilos que sobrevolaban entremezclados en el ambiente del hogar. "Mis hermanas, que son mayores que yo, escuchaban todo lo que en ese momento estaba de moda, o lo más under, pero siempre mucho rock & roll. Mi padre, por el contrario, escuchaba mucho tango. Mi padre tenía una capacidad especial para "chiflar" el tango, de silbarlo con todos los adornos que tiene la música, la rítmica. Y a mi madre siempre le gustaron mucho los boleros. Toda esa mezcla de estilos que absorbí en casa, que yo los agradezco, más todo lo que adquirí en mi formación posterior, me ayudó a valorar la riqueza y lo positivo de cada género. La aparición del flamenco en mi vida fue determinante. Con todo el respeto que merece el tema, tratar de hacer una mejor utilización de la voz, al estilo flamenco, son ejercicios que creo que me ayudaron a mejorar muchísimo mi técnica.

 

Gerardo Dorado «El Alemán». © Mauricio Rodríguez
Gerardo Dorado «El Alemán».
© Mauricio Rodríguez

Preguntado acerca de cómo explicaría el género "murga uruguaya" a una persona que la desconoce por completo, reconoce el origen popular del género y su vinculación intrínseca con la fiesta del Carnaval. "En Uruguay tenemos el carnaval más largo en tiempo del mundo, un mes entero de actuaciones. Luego, la irrupción de los medios de comunicación que amplifican el género, permitió que el relato del carnaval vaya mutando, vaya adquiriendo un lenguaje diferente. Eso, en cierta medida es positivo porque enriquece el género, pero al hacer más complejo su lenguaje ensancha la brecha con las clases bajas. Yo vengo observando desde hace tiempo que la murga va a cantar a muchos tablados, y mucha de la gente que va, no comprende lo que está diciendo la murga. Es decir, la murga, que es una expresión cercana, un género popular que se para en los tablados de los barrios más humildes, de repente quiere comunicar una idea, y esa idea no se entiende. De todos modos, yo creo que la murga es consciente de que esto sucede. Si así no lo fuera, sería irresponsable. Al menos, entender que eso sucede. Uno siempre tiene que intentar que su canción, o lo que tenga para decir, logre el hecho artístico. Y éste se logra cuando uno, desde lo que siente, le llega a otra persona aunque siempre es muy difícil generar una comunicación común, que sea para toda la población en general, que se pueda entender desde todos lados. Me parecería mucho mejor que todos tuviéramos la posibilidad de entender lo que está diciendo la murga".

 

Acerca de si la murga es un género hecho sólo por hombres, Gerardo Dorado no duda en reconocer "el lenguaje masculino que marcó los orígenes de la murga. Quizás no todo el carnaval, la gran mayoría de los intérpretes y los participantes de la murga hasta no hace mucho tiempo atrás, eran varones. Cada vez más, se está dando un avance pronunciado a fuerza de talento puro, de la presencia de la mujer en la murga. Estas apariciones femeninas en los carnavales, han demostrado lo equivocados y equivocadas que estábamos en esto de pensar que tal vez no existía la posibilidad de que una mujer haga murga. Como docente, todos los años cuando hago participaciones artísticas con los grupos con los cuales trabajo, el 80 % de la participación es femenina, cantando o tocando. Después en carnaval es menor la participación de mujeres. Tenemos que ver qué pasa en el medio de todo ese proceso, de por qué se da ese corte. Igual creo que de generación en generación esa relación va cambiando para desequilibrar a favor de una mayor participación y presencia femenina" dentro del género.

 

"El alemán" cree profundamente en la formación histórica y musical que hay que dedicar a los jóvenes uruguayos, quienes —dice— "llegan con 15 años a 3º de Liceo (colegio secundario) desconociendo que el candombe es nuestra primera raíz. Y es que algo que uno siente tan cercano, capaz que no aparece en la vida cotidiana de las chiquilinas y chiquilines. Por eso creo que la labor del Liceo, entonces, y la de nosotros mismos los docentes, es muy linda: con mucho respeto hacia ellos y ellas, en fundamental enraizar a estas generaciones con estos géneros que nos son del todo propios".

 

Con tres discos solistas de estudio ya editados, más uno en vivo junto a Emiliano y el Zurdo, Gerardo ya está trabajando en las canciones de su próximo CD. También tiene claro que en su futuro inmediato no está la tentación de volver a formar parte de formaciones de murga, dado que "mis propias canciones ya tienen incorporadas el coro murguero, las propias formas murgueras están siempre presentes. En ese sentido es que no lo echo tanto en falta. Por otra parte, justamente por estos movimientos, por estas mudanzas que viene realizando el carnaval, es que tal vez se aleja del que tenía en mi cabeza, del carnaval idealizado que tenía las primeras veces que salí. Esto tiene que ver con que uno tiene la tentación de idealizar todo, básicamente. Hoy encuentro quizás algunas aristas que no me hacen estar emocionado con la idea de volver. Imagino que son cosas que irán sanando con el tiempo, y tendré que ir aprendiendo y aceptándolas".

 

Sobre esta segunda actuación que lo tendrá como protagonista a Gerardo este viernes en el Teatro Solís, "El alemán" nos cuenta que va a estar acompañado de la gente que forma su banda desde hace varios años. Iván Garrone en la guitarra eléctrica, y Rodrigo Galván en el bajo, son quienes están conmigo hace ya once años, igual que Federico Marinari en el coro y la producción; Agustina Cáceres y Matías Bravo en coros, y Nacho Alonso en la batería, que es también letrista de murga.

 

1 Comentario
#1
Juancho Pasari
Argentina
[12/09/2020 15:04]
Vota: +1
excelente la nota ! ojala la obra del Aleman se difunda mucho mas ! es imprescindible !









 
PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Óbito

el 12/09/2020

El cantautor, periodista y escritor Joaquín Carbonell, uno de los máximos exponentes de la canción aragonesa, ha fallecido hoy a las 9:30 víctima de las complicaciones sufridas por el COVID-19 tras siete semanas ingresado en el Hospital Clínico de Zaragoza.

HOY EN PORTADA
La Murga de autor

por Leandro Piragini el 11/09/2020

Nacido y formado como persona en el barrio montevideano de Peñarol, en el cual se reconocen a las familias que allí viven por su "origen nacional" (en esta calle los italianos, en aquella los alemanes, etc., entre todas las colectividades allí convivientes), Gerardo Dorado Dietrich (18 de febrero de 1982) está dispuesto a salir hoy a escena, por segunda vez en su carrera solista, a las tablas del Teatro Solís de Montevideo, escenario principal de la República Oriental del Uruguay.

 



© 2020 CANCIONEROS.COM

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

   

cancioneros.com/letras
Acceso profesional