Portada > Actualidad
Vota: +0

Aniversario

Charly García cumple 70 años

AGENCIAS el 23/10/2021 

Genio musical indiscutido, vanguardista e inconformista, cantautor urbano y popular, dios-padre del rock argentino. La obra de Charly García, el artista vivo más relevante del país austral, que marcó la vida de tres generaciones, será festejado por su cumpleaños con conciertos de homenaje que atraviesan su prolífico universo poético.

Charly García. © Pablo Porciuncula
Charly García.
© Pablo Porciuncula
Autores relacionados

 

Sputnik | Francisco Lucotti - Charly García es leyenda viva en Argentina. El sábado 23 de octubre cumple 70 años el músico y cantautor que fue, gracias a su coraje desobediente y su don para la metáfora y la ironía, el trovador y cronista ecléctico del período más turbulento del país, así como el vehículo del espíritu de época (zeitgeist), encarnación de las contradicciones del rock, la sensibilidad política y la exposición de la fama. 

 

Más de 100 artistas de distintas generaciones realizarán conciertos de homenaje a su obra durante el 23 y 24 de octubre en algunos de los espacios más importantes de Buenos Aires. En el Centro Cultural Kirchner (CCK) y el espacio de exposiciones Tecnópolis se estarán presentando ciclos de recitales y exposiciones.

 

En el Teatro Colón, el célebre cantautor argentino Fito Páez —amigo personal y heredero musical que integró a principios de los 80 una de las bandas de García— liderará un show sinfónico único en su honor. Todas las entradas serán gratuitas y con aforo limitado, por lo que hubo acampadas y extensas colas en las afueras del CCK el pasado miércoles 20.

 

García fue el faro e insignia de la canción popular para músicos y oyentes de su generación y las siguientes, líder intelectual y creativo en constante transformación, excelso compositor musical y exponente de una deslumbrante inteligencia, que desafió constantemente a las instituciones públicas, mediáticas y sociales, así como a su propia obra.

 

En su trayectoria se narra el devenir mismo del rock en el hemisferio sur, desde sus inicios, influenciado por la revolución cultural que significó la beatlemanía y el movimiento hippie de los años 60, pasando por la psicodelia estridente y la herencia del jazz fusión en la década de 1970, la irrupción de la tecnología electrónica y la simplicidad rítmica de la música bailable durante los 80, y la vanguardia más cruda de las corrientes alternativas de los 90.

 

Charly tomó su formación musical clásica y elementos del tango vernáculo y los mezcló con el folk acústico anglo en el dúo Sui Generis (1969-1975). Luego se volcó al rock progresivo y sinfónico con el grupo La Máquina de Hacer Pájaros (1975-1977). Llegó a la cúspide de la fusión armónica y la explosión masiva con la superbanda Serú Girán (1978-1982) y continuó con su prolífica y mutante carrera solista, que pasó del new wave a la experimentación conceptual.

 

Hubo un tiempo en que fui hermoso: de niño prodigio al fin de la inocencia

 

Carlos Alberto García Lange nació el 23 de octubre de 1951 en el seno de una familia de clase acomodada de la ciudad de Buenos Aires. A muy temprana edad, se descubrió que tenía oído absoluto, una cualidad que permite identificar automáticamente las notas musicales, por lo que comenzó a estudiar composición a los 4 años.

 

Pasaba horas sentado frente a las teclas practicando obras de clásicos como Johann Sebastian Bach, Wolfgang Amadeus Mozart y Frederic Chopin. A los 12 años, se graduó como profesor de piano, composición y solfeo.

 

Durante un viaje de sus padres a Europa, sufrió una crisis nerviosa que le generó vitíligo, una afección de la piel que le provocó la despigmentación en parte de la cara que más tarde le daría su distintivo bigote bicolor.

 

Su enorme habilidad innata y temprana formación teórica hacían pensar en un niño prodigio con la potencialidad para ser concertista. Pero todo cambió en 1964 cuando descubrió a The Beatles, la banda de jóvenes británicos que revolucionó la industria de la música popular y crearon la primera oleada de fanatismo y consumo cultural en jóvenes.

 

En la adolescencia, fundó la banda de folk Sui Generis junto con el cantante, guitarrista y flautista Nito Mestre, su compañero de la secundaria. En 1971, a sus 20 años, Charly fue llamado para realizar el servicio militar obligatorio. Fingió tener un brote esquizofrénico para conseguir la baja. Esta historia inspiró la canción Botas locas, escrita para el tercer y último disco del dúo, de 1974, pero no fue incluida ya que sufrió fuertemente la censura estatal.

 

Sui Generis decidió separarse en 1975 y para su despedida realizaron dos conciertos en el estadio Luna Park, histórica sede de eventos masivos de Buenos Aires, a los que acudieron más de 25.000 personas, récord para la época. Además, se publicó un disco doble en vivo y se realizó un documental que se estrenó en cines.

 

Antes de la separación de Sui Generis, García, Mestre y los músicos León Gieco, Raúl Porchetto y María Rosa Yorio, entonces pareja de Charly, se juntaron para una serie de conciertos, que luego plasmaron en el único álbum del proyecto, llamado PorSuiGieco.

 

No llores por mí, Argentina: censura y el arte de la metáfora

 

El fin de Sui Géneris en la cúspide de popularidad marcó el primer cambio en su obra, ya que las exploraciones sónicas aportadas por nuevos instrumentos y un clima político tenso alejaron a Charly del sonido acústico y la poesía ingenua y melancólica. Incorporó el eclecticismo y claroscuro del rock progresivo y mucha profundidad metafórica y temática en sus letras.

 

Contemporáneo al inicio de la última dictadura cívico-militar (1976-1983), García convocó a otros músicos distinguidos por su virtuosismo para formar La Máquina de Hacer Pájaros, una banda efímera que publicó dos discos. En ellos se ponen en evidencia su poder de composición compleja y barroca y su elaboración de un imaginario conceptual, en el que se evidencia su amor por el cine y la cultura popular.

 

En 1978, Charly decide armar un nuevo grupo que pudiera funcionar como ensamble de talentos a la hora de componer, para compartir la responsabilidad creativa. De esta ambición surge Serú Girán, una superbanda constituida junto al guitarrista y cantante David Lebón, el baterista Oscar Moro y el bajista y tecladista Pedro Aznar.

 

Con armonías cargadas de robustez teórica y letras oníricas en las que la poesía oculta la ácida crítica sociopolítica a la represión y el modelo neoliberal, el proyecto complace a críticos y al público y los catapulta a la masividad en Argentina, por lo que son apodados los Beatles criollos. Su cuarto y último disco de estudio —sin contar el de su reunión en 1991— se tituló Peperina, un guiño al St. Pepper's de los cuatro de Liverpool.

 

Clics modernos: vanguardia y consagración solista

 

La separación de Serú Girán, en 1982, fue contemporánea a la Guerra de Malvinas, conflicto bélico que enfrentó a Argentina con el Reino Unido por el control del archipiélago del océano Atlántico sur.

 

El miedo y la euforia social, seguidos de la decepción que provocó la derrota, llevaron a García a permanecer meses encerrado en su departamento. Esta sensación es la que se plasma en su primer trabajo como solista, Yendo de la cama al living, grabado ese año casi en su totalidad en soledad como multiinstrumentista.

 

El giro estético en la música de García se aprecia en una búsqueda por sonidos sintéticos, cajas de ritmos, estructuras y composiciones más sencillas, incorporando elementos de música bailable y electrónica. En Nueva York, EEUU, Charly graba su segundo y más popular álbum solista, Clics modernos, de 1983, año que marca también el retorno de la democracia en Argentina.

 

Durante el resto de la década de los 80, García publicará varios discos emblemáticos en soledad y en tándem con Pedro Aznar. También durante esta época, comienza su consumo problemático de cocaína y alcohol, que se intensificará a partir de principios de los 90, luego de la separación de su pareja durante más de una década, Marisa Zoca Pederneiras.

 

La primera mitad de los 90, Charly siguió grabando material de estudio y realizando conciertos masivos en el país y el exterior, pero su comportamiento errático comienza a generar rispideces con sus colegas. En 1994, fue internado por segunda vez en una clínica psiquiátrica para tratar sus adicciones.

 

Say No More: experimentación y caos

 

La exposición mediática durante el gobierno neoliberal de Carlos Menem (1989-1999) lo transformaron en una figura polémica, usualmente sarcástico en entrevistas y juzgado por el moralismo de los medios masivos.

 

A mediados de los 90, su trabajo fue perdiendo popularidad en una industria que él había ayudado a crear, pero alcanzó la gran masividad latinoamericana al grabar el concierto en vivo acústico con la cadena internacional MTV en 1995.

 

A partir de ese momento, Charly comienza un período de experimentación sonora y de transformación de su figura para pasar de hacer arte a ser arte. Incorpora de forma total la idea de Constant Concept (o concepto constante) en el símbolo y leitmotiv Say No More.

 

En sus grabaciones se puede apreciar el caos en que se inmersa tanto su vida como su obra, con canciones compuestas a partir de capas de sonido superpuestas, muchos instrumentales improvisados, sampleos y reversiones de canciones. Estas obras de culto lo alejaron a sus fanáticos de antaño para sumar oyentes jóvenes más interesados en su rupturismo de vanguardia y postura contestataria que en su mística anterior.

 

A partir del cambio de siglo, García continúa en una espiral descendente de excesos y escándalos, que no interrumpen su éxtasis creativo. En marzo de 2000, se lanzó desde un noveno piso del hotel en el que se hospedaba, en la capital de la provincia de Mendoza (centro-oeste). Los periodistas, que registraron su caída desde el exterior, ingresaron rápidamente, solo para encontrarlo nadando ileso en la pileta.

 

Yo no quiero volverme tan loco: descontrol, rescate y renacimiento

 

La primera década del nuevo milenio, sucedieron diversos actos de furia de parte del músico durante conciertos en Argentina y el exterior, que lo llevaron a terminar detenido algunos días y a que le iniciaran procesos judiciales en su contra.

 

En 2008, luego de un violento brote y episodio en el que destruyó una habitación de hotel, también en Mendoza, fue reducido a la fuerza por las fuerzas de seguridad y desalojado en una camilla. Ese año, se internó en la estancia de su amigo, el músico y expolítico argentino Palito Ortega, en la localidad de Luján, en la provincia de Buenos Aires.

 

Desde entonces continuó su proceso de recuperación, que le permitió volver a los escenarios en 2009, sacar un último disco en 2016 y realizar conciertos hasta 2019. A lo largo de la última década, fue internado por distintas complicaciones de salud debido a su edad y las consecuencias de su avanzado deterioro psicomotriz.






 
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM
PUBLICIDAD

 

HOY DESTACAMOS
Entrevista a Silvio (2 de 3)

por Alberto Montoya Alonso el 10/11/2021

Seguimos con la segunda entrega de la entrevista concedida por Silvio Rodríguez con motivo de la edición del disco Con Diákara. Si en la primera hablamos precisamente de su nuevo trabajo, en esta abordamos temas más filosóficos relacionados con su obra.

HOY EN PORTADA
Entrevista a Silvio (3 de 3)

por Alberto Montoya Alonso el 24/11/2021

Tercera y última entrega de la entrevista concedida por Silvio Rodríguez con motivo de la edición del disco Con Diákara. Si en la primera hablamos de su nuevo trabajo y en la segunda de temas más filosóficos relacionados con su obra, en esta tercera abordaremos temas más anecdóticos en relación a su vida y a su obra.

PUBLICIDAD

 

PUBLICIDAD

 

 



© 2021 CANCIONEROS.COM