Portada > Opinión
Vota: +2

XXXI Festival Folk Internacional Tradicionàrius 2018

Miquel Gil y Pep Gimeno «Botifarra»: Tradición y complicidad

por Carles Gracia Escarp el 23/02/2018 

La riqueza de la música de raíz valenciana quedó bien reflejada y ensalzada en el concierto a dúo que ofrecieron Miquel Gil y Pep Gimeno "Botifarra" en el marco del XXXI Festival Folk Internacional Tradicionàrius de Barcelona presentando su "Nus" (Nudo/Desnudos).

Pep Gimeno «Botifarra» y Miquel Gil. © Carles Gràcia Escarp
Pep Gimeno «Botifarra» y Miquel Gil.
© Carles Gràcia Escarp

Desde 2012 "El Botifarra" y Miquel Gil llevan compartiendo escenarios con este espectáculo conjunto y ese recorrido a lo largo es relevante y bien notorio en las sensaciones que muestran y hacen sentir al público en su presentación en escena, un concierto que nació para una noche en el Teatre Micalet de València y que todavía sigue viajando y a toda vela aquí y allá, un concierto que por su puesta de manifiesto es ideal para vivirlo en directo más que en una grabación discográfica.

Ingredientes imprescindibles para cocinar "Nus", ese nudo de complicidad para el disfrute del público que llenó el CAT (Centre Artesà Tradicionàrius) de Barcelona en la noche del pasado 22 de febrero: Sumar dos protagonistas clave de la canción popular valenciana como son Miquel Gil (Catarroja, 1956), cantador y Pep Gimeno "Botifarra" (Xàtiva, 1960), cantaor, y una base riquísima aromatizada por el tesoro vivo que conforma el rico patrimonio de su música tradicional, aderezados con la esencia popular que contiene el poso vital y artístico común acumulado a lo largo de los siglos de manera natural y espontánea por el pueblo.

Una receta con una elaboración sencilla cocinada en un mano a mano, guitarra, percusión y dos voces con mucha personalidad como instrumento principal, se sirve con muchas tablas y una complicidad absoluta como condimentos de peso dando solidez a una propuesta que muestra al tiempo sus facetas didáctica, lúdica y como vianda principal una vocación artística de primera magnitud, un plato delicioso en conjunto.

Como dijo Miquel Gil en escena, no tratamos aquí de un repertorio de cuatro canciones sino de la suma enriquecida de siglos de historias y música que se conservan en parte gracias al mérito de las mujeres, según comentó "Botifarra", quienes a lo largo del tiempo han sabido recoger, hacerse eco y transmitir para que no se pierda esa volátil tradición oral y que llega viva a las siguientes generaciones, así hasta nuestros días.

En pleno siglo XXI, tiempos en los que todo es instantáneo y casi todo caduca deprisa, deprisa, seguir transmitiendo emoción con la música de raíz es toda una proeza, un acto casi heroico que desprende en sí mismo autenticidad, verdad y por muy tradicional resulta por el contrario bien original, haciendo un recorrido desde el estadio más próximo y local hasta alcanzar su universalidad última.

Miquel Gil, voz profunda de tierra fértil, cantador de imprescindible presencia y también responsable de la categoría alcanzada por la música de raíz valenciana, en un principio como integrante del histórico grupo Al Tall que no es poco y posteriormente con su trayectoria en solitario. Pep Gimeno "Botifarra", voz de la tradición, memoria honda de la sabiduría popular, artista de cualidades extraordinarias y con un recorrido artístico destacable, un camino que ha hecho desde el corazón y el amor a la tradición y eso es algo que se palpa en su expresión de arte.

En conjunto, un tándem que da mucho juego en escena, Miquel Gil adopta un rol más formal y didáctico, erudito en la materia, da cuenta de las diversas clasificaciones de las ramas del folclore valenciano. En contraste, "Botifarra" hace alarde de humor y socarronería, dando positivamente el cante tanto por su delicada afinación vocal como por sus divertidísimas intervenciones.

Pep Gimeno «Botifarra» y Miquel Gil. © CANCIONEROS
Pep Gimeno «Botifarra» y Miquel Gil.
© CANCIONEROS

Mientras Miquel Gil nos ilustra al detalle, canta y acompaña al cante a Pep Gimeno, el de Xàtiva va contando chistes de aires muy locales, adornando el aire con frases hechas y dichos, con ese poder de la naturalidad que desprende en estado puro, con abundantes referencias también a la diversidad de pronunciación de la lengua en las diferentes comarcas valencianas, una riqueza extraordinaria.

El "Botifarra" hace además gala de una memoria prodigiosa, libro abierto de fuentes populares que ha ido atesorando a fuego lento con el saber que ha ido recogiendo de entre las gentes sencillas en los pueblos, y que él a su vez comparte con quien le quiera escuchar, labor impagable. 

Como parte de la trama escénica, entre las proyecciones con imágenes de cultura popular que acompañan a las canciones y sus introducciones durante todo el recorrido, aparece intermitentemente una ilustración del árbol estructural del canto valenciano, ese nudo entre las tres ramas principales de la tradición musical que se divide entre los cantes de sistema abierto, de sistema mixto y de sistema cerrado.

Como resumen en ese ámbito musical y como esencia del espectáculo, aprendimos que en los cantos de sistemas abierto o de estilo andalusí tenemos los cantes libres mediterráneos con el cantar al aire, a capella o a palo seco en el ámbito más flamenco, donde también encontramos los Cants de treball y Cants de batre (afandangats y mi-jaz), utilizados en sus orígenes en las labores del campo.

El sistema cerrado incluiría cantes de origen europeo como los romances y el grupo genérico o sistema mixto abarcaría los cantos modernos (boleros) y entre los cantes antiguos incluiríamos los afandangats (afandangados): Per la de l'U, Granaínas, Malagueñas, Peteneras, Per la de l'onze, Dotze i U; las Seguidilles: Copeos, Parrandes y Corronquines, entre otros.

Compleja clasificación que finalmente desemboca en lo más elemental y fin último de la música: sensaciones y emociones y como fruto dejan un inmenso racimo de cantes que nos hacen disfrutar por ejemplo con los aires de un fandango como L'U d'Aielo, con la gracia de un Cant de batre como Ai mare, jo vull casar-me, con seguidillas como Estes seguidilletes o  con una malagueña como la Malaguenya de Barxeta o con una jota valenciana. La música tradicional nos muestra que encontramos similitudes en diferentes territorios y que recorre en ocasiones grandes distancias, como los cantes de ida y vuelta, como el cant d'estil valenciano que le da la mano al flamenco o la misma jota que tiene entre sus variantes caminos en Venezuela y Colombia.    

En resumen, un espectáculo que apetece repetir por su valor didáctico, por su buen ánimo y por premiar el encomiable trabajo de preservación de la tradición más popular, en su resurgimiento, raíces que son patrimonio de todos, así cunda el ejemplo, gracias a Miquel Gil y a Pep Gimeno "Botifarra" por su canto, por su labor.










 
PUBLICIDAD
ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Testimonio

el 12/07/2018

La sonrisa de Víctor Jara, imborrable en mi memoria, quedó atrás. La fila india de prisioneros —manos en la nuca— siguió su marcha.

HOY EN PORTADA
Festival Grec 2018

por Carles Gracia Escarp el 18/07/2018

Coetus presentó su tercer disco de estudio: De banda a banda (Satélite K, 2018) en la Sala Apolo de Barcelona, en el marco del Festival Grec 2018.

 



© 2018 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

   

 

Acceso profesional