Letras de canciones
Vota: +0


Idiomas
 

Traducción automática
       
NOTA IMPORTANTE El uso de traducciones automáticas suele dar resultados inesperados.
 
Aparece en la discografía de

Tu pálida voz


Versión original

Te oí decir adiós, adiós.
Cerré los ojos y oculté el dolor.
Sentí tus pasos cruzando la tarde
y no te atajaron mis manos cobardes.

Mi corazón, lloró de amor
y en el silencio resonó tu voz,
tu voz querida, lejana y perdida,
tu voz que era mía, tu pálida voz.

En las noches desoladas, que sacude el viento,
brillan las estrellas frías del remordimiento
y me engaño que habrás de volver otra vez
desatando el olvido y el tiempo.

Siento que tus pasos vuelven por la senda amiga.
Oigo que me nombras llena de mortal fatiga,
para qué si ya sé que es inútil mi afán,
nunca, nunca vendrás.


Te vi partir, dijiste adiós,
temblé de angustia y oculté mi dolor.
Después, pensando que no volverías
traté de alcanzarte y ya no eras mía.

Mi corazón, sangró de amor,
y en el recuerdo resonó tu voz
tu voz querida, lejana y perdida,
tu voz aterida, tu pálida voz.


Versión de Carmela

Te oí decir adiós, adiós
Cerré los ojos y escuché tu voz
Sentí tus pasos cruzando la calle
Y no te atrevieron mis manos cobardes

Mi corazón, sangró de amor
Y en el silencio resonó tu voz
Tu voz querida, lejana y perdida
Tu voz que era mía, tu pálida voz

Y en la noche desolada que sacude el viento
Brillan las estrellas frías del remordimiento
Y me engaño que habrás de volver otra vez
Desandando el olvido y el tiempo

Siento que tus pasos llegan por la senda amiga
Oigo que me llamas lleno de mortal fatiga
Para qué si es inútil mi afán de volver
Nunca, nunca, vendrás






 
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM
PUBLICIDAD

 

HOY DESTACAMOS
Óbito

el 22/11/2022

Pablo Milanés, uno de los más importantes trovadores de los últimos años, ha fallecido esta noche a los 79 años, tras permanecer ingresado en Madrid durante más de una semana, informaron medios oficiales.

HOY EN PORTADA
Óbito

por Frank Carlos Nájera el 22/11/2022

En las noches tristes, escribo. Dormir no apetece ni apremia. La tristeza se canaliza y empieza a formar palabras, y las palabras se me venden como necesarias, y yo las compro y las consumo creyendo que las voy creando. Nunca he sido fumador. Fumo palabras y entre el humo de las noticias voy rodeando la imagen de un rostro muy familiar.

 



© 2022 CANCIONEROS.COM