Letras de canciones
Vota: +1


Idiomas
 

Traducción automática
       
NOTA IMPORTANTE El uso de traducciones automáticas suele dar resultados inesperados.
 
Comentarios

Vals.
Chabuca Granda decía: "Esta canción se inspiró en la vida y en la obra del "Zeño" Manuel Solari y Swayne, distinguido periodista limeño que obstinadamente trata de rescatar lo bello, lo realmente entrañable de nuestras tradiciones populares.
Manuel siempre implora por la conservación de nuestra bellísima ciudad de lima, destruida por algunos terremotos y por muchos alcaldes que son más frecuentes que los terremotos. Escribí esta canción el 11 de febrero de 1956, en una muy vieja casa, de los Sánchez Concha, que por cierto ya no existe".

Aparece en la discografía de

Zeñó Manué


Versión de Chabuca Granda
Versión de Pasión Vega
Oiga usted, zeñó Manué,
¡y nos estamos quedando,
sin esa Lima de otrora
tan querida y tan señora!
Sus calles, como en la copla,
son unas calles cualquiera,
son unas calles cualquiera,
camino de cualquier parte.

Ya no nos llevan al parque,
ni tampoco a la alameda,
ya las plazuelas se mueren,
alumbrando su tristeza,
no perfuma la diamela,
ni cae el jacarandá,
ni florecen los aromos
al llegar la navidad.

Oiga usted, zeñó Manué,
enamorado de Lima,
que tejes para tu amada
con tus hermosas palabras,
un encaje de ternura
y una guirnalda dorada,
vamos a cerrar los ojos
e imaginar la soñada.

Vamos junto a surtidor,
que nos cante su recuerdo
y que la luz de un farol,
preste amor a nuestro ensueño,
y la flor de chirimoya,
y el perfume a reseda,
adormezcan las mentiras
y nos traigan la verdad.

Dicen que hubo alguna vez,
una Lima sandunguera,
alfombra, jacarandá,
que tenía sus veredas
soleadas cerca a los cerros,
y mojada junto al mar,
dicen que hubo alguna vez,
una Lima de bandera.

Tienen sus casonas bellas
las puertas de par en par,
ventana de reja y laja,
suave para caminar.

Mampara de alegre ruido,
salones de medallón,
al fondo los ventanales
de encaje, para mirar
un jardín, una ramada
y un huerto por madurar.
Tienen sus casonas bellas
las puertas de par en par.

Desde un brasero encendido,
humitos de la alhucema,
te piden de no hacer ruido,
porque hay un niño dormido.
Y siente, zeñó Manué,
que en el aire está prendido,
el aroma de mixtura
y en azafate servido.
Y mira, zeñó Manué,
cómo un trocito de cielo
se inclina para agüeitar,
por si se asoma la niña,
más allá de la cocina,
en el patio en que se secan,
al sol las tiras bordadas
y se pelan las gallinas.

Anda pues, zeñó Manué,
vamos, al borde de un surtidor.

 






 
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM
 
Más nuevoMás leídoMás votado
PUBLICIDAD

 

HOY DESTACAMOS
Entrevista a Silvio (2 de 3)

por Alberto Montoya Alonso el 10/11/2021

Seguimos con la segunda entrega de la entrevista concedida por Silvio Rodríguez con motivo de la edición del disco Con Diákara. Si en la primera hablamos precisamente de su nuevo trabajo, en esta abordamos temas más filosóficos relacionados con su obra.

HOY EN PORTADA
Entrevista a Silvio (3 de 3)

por Alberto Montoya Alonso el 24/11/2021

Tercera y última entrega de la entrevista concedida por Silvio Rodríguez con motivo de la edición del disco Con Diákara. Si en la primera hablamos de su nuevo trabajo y en la segunda de temas más filosóficos relacionados con su obra, en esta tercera abordaremos temas más anecdóticos en relación a su vida y a su obra.

PUBLICIDAD

 

PUBLICIDAD

 

 



© 2021 CANCIONEROS.COM