Letras de canciones
Vota: +0


Idiomas
 

Traducción automática
       
NOTA IMPORTANTE El uso de traducciones automáticas suele dar resultados inesperados.
 
Aparece en la discografía de

Mi vida para tus ojos


Mi vida para tus ojos,
tus ojos para mi vida,
mi vida para tus besos,
tus besos para mi herida.

Mi herida para los versos,
los versos para una rima,
que arrima entre tus sueños,
los sueños que se hacen vida.

La vida que deja huella,
la vida que resucita.

Mis nubes para tu cielo,
tu cielo que es mi guarida,
guarida que ya hace tiempo
tornó mi cielo en tu brisa.

Tu brisa para mi rostro,
mi rostro para tus días,
tus días para mi alma,
mi alma pa’ tu sonrisa.

Sonrisa que deja huella,
sonrisa que resucita.

Por eso digo mi vida
que mientras tus ojos quieran
verán mi sonrisa
volar por entre tus penas.

Tus penas para mis manos,
tus manos para mi entrega,
mi entrega que por su acaso
resulta de una manera.

Manera tan imperfecta,
manera que no hace caso,
y el caso es que a mi manera
me entrego sobrio y descalzo

Descalzo que deja huella,
descalzo que deja rastro.

El rastro queda en los otros,
es rastro que se hacen muchos,
los muchos que se hacen pocos
si dejan caer al mundo.

Pero el mundo para tus ojos,
tus ojos para mi herida,
mi herida para tus besos,
tus besos para mi vida.

La vida que deja huella,
la vida que resucita.

Por eso digo mi vida
que mientras tus ojos quieran
verán mi sonrisa
volar por entre tus penas.

 






 
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM
PUBLICIDAD

 

HOY DESTACAMOS
Valores emergentes

por Fernando G. Lucini el 14/07/2021

Uno de los principales motivos por los que desde hace ya años vengo amando la "canción de autor" en el sentido más amplio de ese género, y por los que me siento "enganchado" a ella, es por la capacidad que tiene para sorprenderme siempre, y cuando menos me lo espero.

HOY EN PORTADA
El Sabina que conocemos hoy

por Frank Carlos Nájera el 12/07/2021

Era otro diciembre fresco en Miami, de esos que para nosotros merecen el atuendo invernal, a pesar de que no es más que un par de vientos rellenos de rayos ultravioletas que no separarían a un europeo o neoyorquino de nuestras playas. Es el frío para nosotros, y en una mañana de uno de esos diciembres, en un año bastante particular y sobre todo apocalíptico, empecé a escribir lo que la chispa de Una de romanos me puso entre los dedos. Ahora, cerca de cinco meses después, lo vuelvo a retomar.

PUBLICIDAD

 

 



© 2021 CANCIONEROS.COM