Letras de canciones
Vota: +0


Idiomas
 

Traducción automática
       
NOTA IMPORTANTE El uso de traducciones automáticas suele dar resultados inesperados.
 
Aparece en la discografía de

Una almita perezosa —ritmo—


Al principio viajaban las almas por el silencio, como pájaros. Todo lo podían concebir pero no decían nada, no actuaban y por lo tanto, nada cambiaba. Solo dormían, meditaban y volaban. Y había una almita perezosa, sí, perezosa, a la que le gustaba meterse en el agua, pero lo que más le gustaba era dormir en el barro primigenio, ...se llamaba así, "barro primigenio" porque nadie conocía los barros anteriores.... Era capaz de dormir mucho esa almita perezosa, entretanto las otras volando vagabundeaban. Tanto durmió que un día el barro, a su alrededor, agarró forma.

Sí. Eso. Una forma silenciosa.

Al principio aquella forma era solo una cavidad cálida y allí el almita se placía. Cuando, cansada de hacer pereza, el almita se quiso ir, su forma de barro se levantó y la quiso seguir. Así lo hizo. No pudieron volar juntas pero la forma se las ingenió, le nacieron patas y luego manos. Así se movieron, caminaron.

Cuando el almita quiso pensar, la forma, de nuevo, como sombra la quiso seguir, y le crecieron palabras, verbos. Así, juntas, actuaron. Y la palabra fue así la sombra del pensamiento. El verbo se hizo carne. La carne se hizo verbo. La forma se hizo cuerpo.

El almita se sentía bien en aquel cuerpo. Tenían lo que necesitaban. Sentían sed para poder beber. Sentían hambre para tener el gusto de comer. Para estar juntas se habían vuelto idénticas, una sola y misma cosa. No había espacio ni tiempo, no había distancia ni asombro. La verdad es que a las otras almas el cuerpo las seducía, deseaban la carne, pero no querían fundirse ni mucho menos perder la facultad de volar.

Un día, el almita perezosa y el verbo hecho carne comenzaron a alternar un juego de sonidos y silencios. Algo empezó a latir, a palpitar: el primer ritmo, el primer tambor. Entre un y otro nació el tiempo, apareció el espacio.

Así nació la muerte. Es el tiempo la muerte. El almita y el cuerpo tenían todo. Tenían vida y tenían muerte para poder gozarla.

A las otras almas el primer tambor las volvió como locas. Sintieron que podrían seguir volando aunque estuvieran atrapadas en el cuerpo. Y así se quedan en el barro primigenio. Agarran forma. Les nacen patas. Les nacen manos. Les crecen palabras. Se hacen verbo. Se hacen carne. Juegan con silencios. Juegan con sonidos. Hacen ritmo. Hacen corazón. El primer ritmo. El primer tambor. El principio y el fin. El espacio y el tiempo. La buena distancia. El vuelo del alma en el cuerpo.






 
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM
PUBLICIDAD

 

HOY DESTACAMOS
Mayo, mes de Aute

el 06/05/2022

Luis Eduardo Aute era conocido por el gran público como cantautor pero su ocupación "favorita" era la pintura, un territorio en el que desbordó su creatividad, tal y como se puede ver en una exposición que sirve de pistoletazo de salida de los actos que conmemoran los dos años de su muerte.

HOY EN PORTADA
Concierto 30 aniversario del álbum y 70 años de Kiko Veneno

por María Gracia Correa el 28/04/2022

El teatro Lope de Vega de Sevilla, fue el espacio elegido por Kiko Veneno para conmemorar el 30 aniversario de la publicación de un disco fundamental en su carrera: Échate un cantecito. El artista acaba de cumplir 70 años, quiso celebrar este doble acontecimiento con su público sevillano, en un concierto especial en el que hizo un recorrido por su vida a través de sus canciones, acompañado de invitados como Raimundo Amador, Antonio Smash, Andrés Olaegui y Lolo Ortega.

PUBLICIDAD

 

PUBLICIDAD

 

 



© 2022 CANCIONEROS.COM