Letras de canciones
Vota: +0


Idiomas
 

Traducción automática
       
NOTA IMPORTANTE El uso de traducciones automáticas suele dar resultados inesperados.
 
Aparece en la discografía de

Canción de la vieja


VIEJA: Hija soy de papá y princesa, bella y rica era

TODOS: ¡Qué ojos, qué pestañas, qué cejas!

VIEJA : Mis firmes senos arrebataban al Príncipe Tonlonio

TODOS: iAy que catorce años y él que diecisiete...!

VIEJA: Fiestas, torneos, canciones, hasta que llegó la muerte!
Con mi madre huí en una galera
a la media noche de un día cualquiera
Un pirata nos aborda y nuestra guardia salta toda por la borda.
Buscan los diamantes por detrás y por delante.
Un negro me ha deshonrado.
A tajadas
mis amigas
y mi madre espanzurraron .
Moribunda
entre los muertos
entre cuerpos
enterrada
pasó el tiempo
aletargada.
Oigo una "dolce voce"
un hombre blanco
de buena traza
sufriente, doliente y que canta.

HOMBRE: Oh cuesta pena, oh cuesta pena de sere sensa coglioni, de sere sensa coglioni, de sere sensa coglioni!

VIEJA: Atónita, alborozada fui rescatada
el buen eunuco
bien me cuidó
y sin peligro
vaya cuestión!
Pero el muy ladino, el muy truhan
al rey de Túnez me vendió
otro bribón!
Hijo mío habéis conocido la peste?
Si la hubierais conocido, me hubierais compadecido
no hay terremoto que pueda resistir comparación

TODOS: ¡Hija de papá, quince años hecha esclava!
¡Cada día fue violada!
¡Guerra y hambre fue violada!
¡Casi muerta fue violada!
¡En serrallos fue violada!
VIEJA: Fui vendida a un mercader ,en Esmirna revendida,
en Trípoli subastada en Bizancio fui azotada
y en Constantinopla ...!

TODOS: ¿Qué?

VIEJA: ¡Y en Constantinopla ...!

TODOS: ¿Qué?

VIEJA: ¡Pare!

VIEJA: Azof el Agá, magnífico amante me redimió,
Azof el Agá con veinte eunucos me protegió.
Llegaron los rusos y entraron a sangre y fuego,
no perdonaron la edad, ni respetaron el sexo.
Mis veinte eunucos lucharon como bravos soldados,
resisten sitiados el hambre
resisten pero al final
de nada sirvió su valor, los rusos entraron,
y casi enseguida allí los mataron.
Cupe en suerte a un boyardo que me obsequiaba
con veinte zurriagazos diarios,
mas lo peor no era el zurriagazo.
Mis pechos se caían, mis ojos se caían,
mi vientre estaba ajado, mi corazón no existía,
mis recuerdos olvidados, mi príncipe
quién sería,
sólo heridas me quedaban y al final cicatrizaban.

(1977)

 










 
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

 

LO + EN CANCIONEROS.COM

 

HOY DESTACAMOS
Testimonio

el 12/07/2018

La sonrisa de Víctor Jara, imborrable en mi memoria, quedó atrás. La fila india de prisioneros —manos en la nuca— siguió su marcha.

HOY EN PORTADA
Festival Grec 2018

por Carles Gracia Escarp el 18/07/2018

Coetus presentó su tercer disco de estudio: De banda a banda (Satélite K, 2018) en la Sala Apolo de Barcelona, en el marco del Festival Grec 2018.

 



© 2018 CANCIONEROS.COM, CANDIAUTOR 2010 SL

Notas legales

Qué es cancioneros
Aviso legal
• Política de privacidad

Servicios

Contacto
Cómo colaborar
Criterios
Estadísticas
Publicidad

Síguenos

   

 

Acceso profesional